Gorka Villar calificó como «una vergüenza» el contrato

M. R. VALENCIA.

El auto del juez Pedraz refleja las recientes reticencias que mostraron Ángel María Villar y su hijo Gorka Villar a la relación contractual entre Estudio 2000 SA y la Federación Española. El hijo del presidente habría llegado a calificar como «una vergüenza» el contrato durante una conversación con José Ángel Peláez, presidente de la territorial cántabra.

Esa conversación, de acuerdo con lo redactado por el juez Pedraz, se produjo el pasado 5 de julio y ambos reflexionan sobre gastos a recortar en la RFEF. «Yo lo sacaría de la ropa y ese contrato me lo cargaría ya... además tiene 20 años», indica Gorka Villar. José Ángel Peláez califica este acuerdo como un chollo: «Tiene garantizado unas ventas de cuatro millones y medio de euros haga lo que haga». El hijo de Ángel María Villar replica: «Es una vergüenza lo del contrato ese... hay que cargárselo ya».

De esa y otras conversaciones, el magistrado de la Audiencia Nacional concluye: «A Estudio 2000 SA se le efectúan pagos desde mucho antes del periodo en estudio; trabajan con retraso; y se le adelanta un elevado porcentaje anual total antes de que se entreguen las prendas deportivas de la marca Pony, cuyo precio está sobrevaluado».

El juez Pedraz también refleja datos que confirman la amistad entre el vicepresidente Juan Padrón y el de la mercantil, Vicente Bernad: «El 26 de mayo de 2017 a las 11:15, Juan recibe una llamada de Vicente, y (...) le informa de asuntos que están sucediendo en la RFEF, tales como la liquidación simulada de Esther Gascón (...), el proceso judicial contra Villar por la actuación con respecto a la deuda del Recreativo...».

Fotos

Vídeos