Ni 149 goles pueden con el Soneja

Un partido de fútbol base en la Comunitat. /Irene Marsilla
Un partido de fútbol base en la Comunitat. / Irene Marsilla

Los benjamines del club juegan cada jornada con una ilusión desbordada | «Hay entrenadores rivales que sólo quieren masacrar», señala el responsable técnico del equipo más goleado del fútbol base valenciano

H. E. VALENCIA.

El benjamín del Soneja es el equipo de fútbol base más sufridor de la Comunitat Valenciana. Los niños, de entre 7 y 9 años, cargan con la responsabilidad de haber encajado en once jornadas la friolera de 149 goles. En el otro lado de la balanza, en la de los tantos a favor sólo se contabilizan 4 goles. Pese a todo, los chavales saltan al campo cada fin de semana con la ilusión de cambiar su suerte. Durante este tortuoso trayecto, han recibido durísimas goleadas que han llegado hasta un 18-0 en dos ocasiones.

«Somos un pueblo muy pequeño. Los benjamines es el primer año que juegan al fútbol y no tienen el aprendizaje de otras categorías», señala Emilio Ginés, responsable de la escuela de fútbol de Soneja. El técnico reconoce que los niños sufren pero apunta que la responsabilidad para evitar este tipo de goleadas no es de la Federación Valenciana de Fútbol sino de los entrenadores de los equipos rivales. «Hay gente que tiene consideración pero otros sólo piensan en masacrar pese a la evidente diferencia que se ve en el terreno de juego. Creo que llega un momento en el que el entrenador del equipo rival debería parar a su equipo para no incidir en la goleada», apunta.

Los benjamines del Soneja sólo llevan cuatro goles a favor pero los han celebrado como si se tratara de una gran victoria. «Tienen mucha ilusión porque les gusta jugar al fútbol. Yo les digo que lo importante es trabajar y formarse. En la mayoría de las ocasiones lo llevan peor los padres», apunta Emilio Ginés.

El infantil del Soneja, el segundo y último equipo de la escuela del municipio castellonense, demuestra jornada tras jornada que con trabajo se puede lograr el objetivo. El equipo marcha quinto en el grupo 5. Algún día los benjamines imitarán a sus mayores.

La goleada del cadete del Mislata al Deportes Júcar en la pasada jornada por 24-0 ha reabierto el debate sobre si en el fútbol base se deben permitir estos resultados tan escandalosos que están muy alejados de la esencia de la competitividad en un deporte como el fútbol. logró marcar en ese encuentro . El matiz añadido es que fue en un partido de fútbol 11, donde es todavía más extraño que se produzcan marcadores de este tipo. Algunas escuelas deciden retirar a sus equipos de la competición, pero se enfrentan a una fuerte sanción económica y a una penalización para no poder inscribir equipos en sucesivas temporadas.

La dignidad con la que cada fin de semana los benjamines del Soneja saltan al campo también se ve en los alevines del Paterna D (107 goles en contra), Levante Albal B (102), No Sólo Fútbol Sagunto B (104); en los benjamines del Biensa (104), Futur de Castelló (126) y el San Pedro (102); y en los prebenjamines del Sporting Benissanó (106) y Alqueries (124). En el fútbol, muchas veces, como canta la grada, «el resultado nos da igual».

Fotos

Vídeos