Fútbol contra el alzhéimer

Un momento del taller de fútbol contra el alzhéimer en una residencia de Madrid. /Virginia Carrasco
Un momento del taller de fútbol contra el alzhéimer en una residencia de Madrid. / Virginia Carrasco

Varias residencias usan el deporte rey en talleres para despertar recuerdos en enfermos con esta dolencia degenerativa

ISAAC ASENJO

El fútbol podría ser como el primer amor, que nunca se olvida. Una pasión que remueve la nostalgia. Un deporte cuya repercusión es capaz de llegar a ámbitos sorprendentes y ser una fuerte herramienta para los enfermos de alzhéimer. No es que pueda con esta demencia degenerativa, pero sí ayuda a despertar recuerdos y emociones. Así lo atestigua el proyecto 'Enriqueciendo la memoria a través del fútbol' de la FEAFV (Federación Española de Asociaciones de Futbolistas Veteranos). En estos talleres de reminiscencia se usa el fútbol para mejorar su calidad de vida y frenar la evolución de la enfermedad.

A través de fotos de jugadores, recortes de crónicas deportivas, objetos conmemorativos y vídeos de partidos, el fútbol sirve para estimular buenos recuerdos con el objetivo de mejorar la autoestima y el estado de ánimo de los pacientes y de sus cuidadores.

«Vamos asociando imágenes de fútbol con su vida particular. Hay quien termina con el pañuelo lleno de lágrimas y recuerdos», describe Javier Torres Gómez, entrenador nacional, exfutbolista y dinamizador de la FEAFV, que imparte uno de estos programas de terapia no farmacológica en la residencia Ballesol Parque Almansa de Madrid. Junto a él hay otros profesionales como Silvia Sánchez -neuropsicóloga clínica-, que explica que las terapias «están dirigidas para trabajar la memoria episódica y biográfica, para remontarles a esas fechas. Con algo tan trivial como el fútbol se están trabajando capacidades cognitivas muy importantes y se desarrollan las habilidades sociales entre ellos».

«Cuando ven una imagen les ayuda a asociarla a una época determinada y entonces ahí surgen los recuerdos. Saben hasta si el día que fueron al fútbol estaba soleado y con quién acudieron por primera vez. Algunos te recitan alineaciones de un suspiro», destaca Torres Gómez.

Da buena fe de ello doña Jose, que llega al taller con dos muñecos vestidos del Atlético de Madrid y a la que no le importa decir que está a punto de cumplir los 90 años. Es capaz de recitar una alineación de memoria, en este caso del Real Madrid, equipo en el que jugó de joven su marido. Recuerda a Bañón, Querejeta, Corona, Moleiro, Ipiña, Huete, Alsua, Barinaga, Belmar, Botella o Alonso sin dificultad. Y eso que hablamos de la década de los 40 y 50.

Fotos

Vídeos