España, de nuevo favorita en el Mundial

Los jugadores de la selección española celebran el gol de la victoria logrado por Illarramendi el lunes ante Israel. / ABIR SULTAN / EFE
Los jugadores de la selección española celebran el gol de la victoria logrado por Illarramendi el lunes ante Israel. / ABIR SULTAN / EFE

Su racha de resultados, su fútbol y sus sensaciones la convierten en una de las grandes aspirantes en Rusia

RODRIGO ERRASTI MADRID.

España estará el 1 de diciembre en el sorteo del Mundial de Rusia y lo hará como una de las favoritas al título. Después de perder en dos años sus dos coronas, mundial y europea, del declive de una generación que completó un fracaso rotundo en Brasil y terminó sin brillo eliminada en la Eurocopa, la ilusión ha vuelto a la selección desde la llegada de Julen Lopetegui. Nombrado el 21 de julio de 2016, el técnico vasco ha completado una racha de resultados impecable (once victorias y tres empates en 14 partidos, con 44 goles a favor y siete en contra) que ha catapultado a España a su undécimo Mundial consecutivo.

La selección superó la fase de clasificación como líder (sólo un empate en Turín evitó el pleno de triunfos) en un grupo con Italia, que le había sonrojado en la Eurocopa de Francia y que ha terminado en la repesca para el Mundial. «He vivido este año con mucha intensidad. Han ocurrido muchas cosas. Los jugadores han sido los artífices de la clasificación con su mentalidad, su compromiso, su ilusión y su generosidad», explicó Lopetegui en Alicante tras admitir que había «bailado y cantado» en el vestuario tras lograr el pase matemático a Rusia antes del intrascendente partido ante Israel resuelto con otra victoria necesaria para aspirar a ser cabeza de serie en el sorteo.

Ahora mismo, España tiene complicado ser una de las siete cabezas de serie que se unirán a la anfitriona en el bombo 1 (donde ya están Rusia, Brasil, Alemania y Polonia) y depende de que otras selecciones que superan en el ranking FIFA no certifiquen su plaza para Rusia ya sea de modo directo o a través de la repesca. «Si me dices qué prefiero, te digo que cabeza de serie. Pero lo seamos o no será un grupo complicadísimo y tendremos que afrontar cada encuentro como si fuera el último. Hicimos méritos para estar en el Mundial y ser cabeza de serie ya no depende de nosotros», apuntó Lopetegui en Jerusalén. Sólo dos veces un no cabeza de serie llegó a la final: Argentina en 1986 y Holanda, subcampeona, en 1974. «En un Mundial todos son equipos con muchos argumentos. No podría quedarme con uno. Será un grupo complicado y difícil», vaticinó el seleccionador, sin saber si sería o no parte del bombo 1 en el sorteo de Rusia 2018.

Por contra, las casas de apuestas de referencia la consideran la cuarta candidata posible tras Alemania, Francia y Brasil sin saberse aún el cuadro del torneo mundialista. Conocido el sorteo y los estadios en los que juegue, el cuerpo técnico elegirá su sede para instalar su cuartel general. Una decisión importante, ya que la errónea opción elegida en Brasil -Curitiba no cumplía las condiciones climatológicas apropiadas y tampoco las instalaciones eran las más ideales- supuso un lastre para el equipo. La edad media del grupo es de 25,9 años, ideal para competir.

Estrellas de la sub-21

Y es que Lopetegui ha acertado al introducir a las estrellas de la sub-21 (Carvajal, Morata, Thiago, Koke, Nacho, Rodrigo, Illarramendi y, sobre todo, Isco) y algunas otras de la siguiente generación como son Asensio y Saúl. Con ellas y su confianza ciega en De Gea (tres goles en la fase de clasificación, el que menos de todos los europeos) ha revitalizado a un equipo cuya espina dorsal se completa con Ramos, Piqué, Busquets (centenario en Israel y el segundo más usado tras el portero), Iniesta, Silva y Costa. Todos estaban con Del Bosque, pero Lopetegui, según dicen sus propios futbolistas, ha mantenido el estilo y le ha añadido «detalles milimetrados» y variantes.

La selección transmite energía, su toque se ha acelerado y ya no es anodino: es más vertical y es potente en la estrategia. Los jugadores están encantados con el nuevo técnico, que ha abierto la mano a algunos descansos tras buenos resultados.

También demuestra carácter, ya que Diego Costa era la apuesta, pero ya le ha avisado de que habrá que analizar su estado cuando regrese a la competición en enero. Morata es la alternativa y están detrás Aspas y Rodrigo. Además, el equipo ya ha demostrado que funciona también con 'falso 9', con Asensio como parte del plan, aunque muchos centrocampistas están marcando (Isco, Silva o Vitolo). De hecho, los 44 tantos han sido anotados por 14 goleadores diferentes en todos y cada uno de los encuentros que ha disputado el grupo bajo la batuta de Lopetegui. Esa media realizadora de 3,14 goles por partido unida a la fortaleza defensiva (siete en contra) convierten a España en una aspirante al título. Por el momento Lopetegui ha reclutado a 45 jugadores, por lo que la mitad de ellos se quedarán fuera del Mundial. «Todos los jugadores hemos hecho méritos para ir convocados a Rusia, pero ahora toca trabajar para ganarse el puesto», decía algo vergonzoso Illarramendi tras su golazo en el Teddy Stadium.

Fotos

Vídeos