Las Provincias

Brutal paliza entre siete personas a un jugador juvenil en Castellón

Imagen de archivo.
Imagen de archivo. / LP
  • El árbitro expulsa a 5 jugadores y agredido recibió seis puntos de sutura en la boca

El encuentro correspondiente a la jornada 17 del Grupo 2 de la Segunda Regional Juvenil entre el Sportiu Primer Molí Castelló 'A' y el CF Rafalafena de Castellón 'B' casi acaba en tragedia. Con un resultado de 0-6, en el último tramo del encuentro disputado el 4 de febrero en la ciudad deportiva Chencho de Castellón de la Plana, una serie de agresiones acabaron con el partido suspendido y uno de los jugadores juveniles en el hospital tras recibir una brutal paliza por parte de siete personas. El árbitro del encuentro acabó sin llave de su vestuario y, gracias a un compañero, reclamando la presencia policial para poder abandonar las instalaciones deportivas.

Cinco jugadores y el delegado del equipo local acabaron expulsados. El CF Rafalafena de Castellón 'B' vencía 0-6 ante el Sportiu Primer Molí Castelló 'A' y el encuentro ya llegaba a sus últimos 20 minutos. Los locales sumaban dos jugadores expulsados en los minutos 63 y 73, según recoge la Federación de Fútbol de la Comunidad Valenciana, y en el minuto 80 se produjo una tercera expulsión pero en este caso en el equipo visitante. A raíz de esta expulsión se origina una batalla campal.

Un grupo de aficionados que se encontraban en las gradas del campo invadieron el campo. Dos de ellos persiguieron al árbitro hasta que se unieron a sus compañeros para propinar una brutal paliza. Cinco aficionados y dos jugadores propinaron patadas y puñetazos al joven que acabó en el hospital para valorar las heridas y contusiones provocadas y recibiendo hasta seis puntos de sutura en la boca.

Hasta el delegado del campo local participó en la tangana. Tras pedir explicaciones al colegiado, se dirigió a la zona en la que los aficionados estaban agrediendo al jugador visitante. Allí, empuja a varios jugadores del Rafalafena de Castellón. La actitud del delegado provocó que el árbitro quedara sin las llaves para acceder a su vestuario y refugiarse allí de los insultos y amenazas.

El encuentro quedó suspendido a falta de pocos minutos para el cumplimiento del tiempo reglamentario.

Insultos racistas

El colegiado del encuentro destaca en el acta del encuentro que durante el partido recibió insultos racistas por parte de unos aficionados con los que, posteriormente, los jugadores locales sustituidos se sentaron para presenciar el encuentro. “Árbitro, sudaca de mierda” y “puto panchito, vete a pitar y a cantar rancheras a tu país hijo de puta” fueron las frases recogidas en el acta.

El árbitro también recoge en el acta que un grupo de aficionados visitantes también bajaron al terreno de juego pero para separar a jugadores de ambos equipos y ayudar a los integrantes del Rafalafena para poder abandonar las instalaciones.

Los agentes de seguridad, según relata el árbitro en el acta, llegaron a la ciudad deportiva Chencho cerca de 10 minutos después de producirse el altercado.

Las resoluciones de sanciones del encuentro recogen que el jugador del Sportiu Primer que actúa como delegado ha recibido una sanción de siete encuentros. Este mismo integrante del equipo local en la jornada 17 recibía una sanción de cinco partidos tras la disputa del encuentro correspondiente a la jornada 4 del calendario. Otros tres jugadores del Sportiu Primer Molí Castellón 'A' fueron sancionados con 4 encuentros de suspensión cada uno por coacciones, amenazas, agresiones a jugadores rivales o emplear un lenguaje agresivo. Un quinto integrante de la plantilla también fue sancionado, pero con un único encuentro. En este último caso, por acumulación de tarjetas.

Denuncia arbitral

El Sindicato de Árbitros denuncia que el jugador que avisó a los agresores para que huyeran antes de la llegada de la policía, otro integrante de la plantilla que bajó de la grada y golpeó con puño y codo en la cara, cabeza y costillas al jugador agredido y los 5 aficionados que agredieron al jugador rival y persiguieron y lanzaron insultos racistas al árbitro queden libres de sanción. El colectivo destaca el acta como "lo más violento que hemos publicado nunca".

Temas