Las Provincias

Turbulencias desde Sevilla en el vuelo del Valencia

  • Nada más despegar, el avión ya dio un primer bandazo y a lo largo de todo el trayecto fue imposible poder quitarse los cinturones

El viaje de vuelta del Valencia tras jugar ante el Sevilla el pasado sábado no fue tranquilo. Durante todo el trayecto las turbulencias fueron una constante. Nada más despegar, el avión ya dio un primer bandazo y a lo largo de todo el trayecto fue imposible poder quitarse los cinturones de seguridad debido al movimiento continuo del aparato. Las turbulencias no fueron de una brusquedad exagerada aunque sí que es cierto que se mantuvieron a a lo largo de un vuelo que dura 45 minutos. El mal tiempo y la continua presencia de nubes provocaron la intranquilidad en el vuelo. El piloto del avión, que es el habitual en los desplazamientos del Valencia, pidió disculpas a los pasajeros y aseguró que había volado a varias alturas con la intención de evitar las turbulencias. Pese a los esfuerzos de la tripulación, el mal tiempo hizo imposible buscar una ruta que permitiera un trayecto más apacible. Al menos el avión aterrizó ya que de haber jugado domingo, hubiera sido casi imposible tomar tierra por el temporal que afectó a la zona del aeropuerto de Manises.