Las Provincias

La sub-21 de Gayà y Munir se queda corta y se jugará en la vuelta la plaza para ir al Europeo

Como consecuencia de su desconexión y relajación en la segunda parte después de haberse adelantado en el tiempo añadido del primer tiempo, la selección española sub-21 se quedó corta en la ida de la repesca para el Europeo del próximo año, aunque continúa siendo favorita para resolver de forma definitiva la crucial eliminatoria el martes en Albacete. En una pobre segunda mitad España dio un preocupante paso atrás ante una selección austríaca a la que permitió crecer y que consiguió empatar gracias a un gol en propia puerta de Jonny, cuando el equipo de Celades deambulaba por el campo, demasiado confiado en su superioridad. Así, con dos caras muy diferentes, España cedió un empate en Austria, aunque el tanto de Deulofeu valdrá doble en caso de igualdad sin goles en el Carlos Belmonte.

Cuando su objetivo era sentenciar para afrontar cuatro días después un duelo relativamente plácido en Albacete, España se verá obligada a dar lo mejor de sí en la vuelta para evitar otro fiasco de un equipo que con tanto talento no puede faltar en la fase final de la Eurocopa de la categoría. La selección sub-21 ya ha sufrido demasiados fracasos en los últimos tiempos y está obligada a no quedarse fuera de la cita continental que se disputará en Polonia. Lo podrá conseguir si firma una primera parte como la que ofreció en terreno austríaco, aunque debió esperar casi al descanso, y a un penalti muy polémico, por un leve derribo a Deulofeu, para batir a un entonces superdefensivo rival. Sin embargo, es muy posible que ponga en peligro el pasaporte si repite una mitad como la que ofreció tras el descanso, cuando cambió su ambición y por momentos buen juego por un descontrol absoluto, acompañado por las continuas imprecisiones y las pérdidas del balón.