Las Provincias

Miguel Cardenal abandona la Secretaría de Estado para el Deporte

madrid. Víctima de «un desgaste personal importante», como él mismo reconoce, Miguel Cardenal anunció ayer que no continuará como presidente del Consejo Superior de Deportes, después de haberle comunicado el día anterior al ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, su deseo de abandonar, aunque dejó claro que «una decisión así nunca es totalmente unilateral». «Llevaba meses con la idea de irme rondándome», aseguró.

Cardenal esperó al día después de que la justicia archivase la querella interpuesta contra él por el expresidente de la Federación Española de Tenis, José Luis Escañuela, para desvelar su despedida, deseada, entre otros dirigentes, por Ángel Villar, que ha conseguido retrasar las elecciones del fútbol hasta ver fuera de su camino a un gran enemigo. «Villar no es la causa de mi marcha», aseguró el dirigente bilbaíno, cuyo su sustituto «se conocerá en las próximas semanas». Para ocupar su cargo, que Cardenal mantendrá hasta que el ministro designe al sucesor, el primer candidato es Manuel Cobo, vicealcalde de Madrid con Alberto Ruiz-Gallardón, por delante de la ex directora general de Deportes, Ana Muñoz, y de Xavier García-Albiol, presidente del PP en el Parlament de Cataluña.

Aliado de Javier Tebas, durante su mandato se firmó un nuevo contrato para la venta centralizada de los derechos de televisión del fútbol y se ha visto salpicado por el escándalo en la Federación Española de Baloncesto presidida hasta diciembre del pasado año por José Luis Sáez, a quien la justicia ha abierto un procedimiento por presunta apropiación indebida y administración desleal. Sáez ha dejado en la FEB unas pérdidas de casi seis millones de euros, ya que la auditoría ordenada por el CSD ha desvelado un derroche desmedido durante su gestión, con un sistema similar al de las 'tarjetas black'.