Las Provincias

El gol de Nasri hace que el Sevilla dé un paso de gigante hacia la siguiente ronda

sevilla. Venció el Sevilla por la mínima en terreno del Dinamo de Zagreb en un choque más complicado de lo esperado en un principio. Se presentó el Sevilla en Zagreb con una mochila repleta de piedras desde hace siete años. Porque ese es el tiempo que los sevillistas llevaban sin ganar en Champions como visitante. Tras quitarse el estigma en la Liga española el fin de semana en Leganés, donde venció después de 22 partidos sin lograrlo, le tocaba hacer lo propio Europa. Por ello Sampaoli decidió sacar todo su arsenal, con una defensa de tres como base para un equipo ofensivo ante el rival más flojo del grupo. El Dinamo de Zagreb aún no había marcado ningún tanto y fue goleado por la Juventus y el Olympique de Lyon. Era el turno del Sevilla.

Nasri, casi al borde del descanso, finalizó de una forma preciosa una gran jugada colectiva de todo el medio del campo sevillista. El portero Livakovic, bien es cierto, ayudó lo suyo no tapando su primer palo. Aun así, el tanto subía al marcador para alegría de un centenar de sevillistas desplazados a Zagreb para ver si daban buena suerte tras siete años de mala fortuna como visitantes. Un gol que selló el triunfo y allana la clasificación.