Las Provincias

Javier Tebas, presidente de la Liga hasta 2020

Javier Tebas, en una reunión de la Liga. :: JAVIER SORIANO
Javier Tebas, en una reunión de la Liga. :: JAVIER SORIANO
  • Su principal objetivo es acabar con la deuda del fútbol con Hacienda, que se ha reducido en 420 millones en tres años pero se sitúa en 230

madrid. Javier Tebas fue proclamado definitivamente ayer presidente de la Liga para los próximos cuatro años, sin necesidad de elecciones, al ser el único candidato al cargo que ocupa desde abril de 2013. Tebas continuará al frente de la patronal de clubes hasta 2020, con el principal objetivo de prácticamente acabar al final de su mandato con la deuda del fútbol español con Hacienda, reducida en 420 millones de euros en tres temporadas y media, aunque en la actualidad aún es de 230 millones.

El abogado oscense ya fue proclamado presidente provisional de la Liga el pasado día 5 y a partir de ayer comenzó su segundo mandato, después de que que Álex Aranzábal, expresidente del Eibar, no consiguiese los avales necesarios (al menos once, no duplicados) para presentar su candidatura. El máximo dirigente de los clubes profesionales ha contado sin embargo con los apoyos formalizados de 37 de los 41 clubes -el Sevilla tiene dos votos, por su filial- de Primera y Segunda División.

Entre los clubes que no dieron su aval a Tebas se encuentran el Real Madrid, el Athletic, la Real Sociedad y el Eibar. «Aranzábal no tiene ni la experiencia ni el carácter necesarios para presidir una entidad como la Liga», aseguró recientemente Tebas, antes de que el único aspirante a arrebatarle el puesto, contrario al proceso electoral y sin apenas respaldo, desistiese de su intención de acceder al puesto.

Tebas, enemigo de Ángel Villar y aliado del secretario de Estado para el Deporte (CSD), Miguel Cardenal, ha impulsado al frente de la Liga el control económico y la venta conjunta de los derechos de televisión y, entre sus retos se ha planteado, además de reducir a cero la deuda de los clubes con la Agencia Tributaria, el incremento de los ingresos y la expansión internacional del organismo. La deuda del fútbol con Hacienda se sitúa ahora en 230 millones a 1 de septiembre de 2016, cuando en enero de 2013 ascendía a 650 millones.

«El fútbol español está saneado», sentenció el director corporativo de la Liga, Javier Gómez, expresidente del Valencia. «Lo más importante es que la deuda pendiente fuera de los períodos voluntarios, o bien es concursal o es por aplazamiento, es decir, está pactada y garantizada», destacó el dirigente de la patronal, que prevé que a 30 de junio de 2020 la deuda de los clubes y sociedades anónima sea, «como máximo, de 70 millones de euros».

La Liga estima que durante los próximos diez meses se producirá una reducción de la deuda de al menos 79 millones de euros y, una vez finalizada ésta y hasta la campaña 2019-20, descenderá en otros 160 millones, lo que supone alrededor de 40 millones anuales de media, según explicó en un informe.