Las Provincias

Las elecciones de la FEF, en manos de la Justicia

  • El organismo aprueba un reglamento rechazado por el CSD

  • El fútbol decide acudir a los tribunales contra el Gobierno y Villar destituye a Jorge Pérez, su gran rival en las urnas

Acrecentada la guerra entre Ángel Villar y el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, las elecciones a la presidencia de la Federación Española de Fútbol (FEF), que en principio estaban previstas para el pasado 22 de abril y después fueron fijadas al próximo 20 de diciembre, con seguridad se retrasarán aún más, ya que su celebración quedará en manos de la justicia ordinaria. La FEF, que ha decidido elevar el tono de su pulso con el Gobierno, decidió aprobar ayer en asamblea general por abrumadora mayoría (sin votos en contra, con 105 a favor y seis abstenciones) el mismo reglamento electoral rechazado ya por tercera vez por el Consejo Superior de Deportes (CSD) y acudir a los tribunales por la vía contencioso-administrativa, además de «censurar» y «reprobar» a Miguel Cardenal, no sólo «por sus actuaciones y hechos no ciertos», sino también «por amenazas y por poner en duda la honestidad de los presidentes (de la Comisión Delegada de la FEF)».

La gran sorpresa llegó a la conclusión de la asamblea extraordinaria, cuando Ángel Villar comunicó en directo a sus miembros, «y al propio interesado», la destitución del hasta ayer secretario general de la FEF, Jorge Pérez, quien será su gran rival en las urnas -el candidato ligado a Cardenal y Javier Tebas-, «que pasará a desempeñar las funciones propias de su categoría profesional (periodista)», según desveló públicamente el presidente del fútbol español. El CSD volverá a rechazar el reglamento electoral de Villar y podría también acudir a los tribunales al considerar ilegal la asamblea celebrada en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, donde volvió a confirmarse que el dirigente vizcaíno cuenta con un respaldo casi absoluto -acudieron 125 de los 180 asambleístas- y que la FEF ha acordado dar un paso más en su batalla contra Cardenal.

El fútbol español vuelve también a advertir a Miguel Cardenal respecto a denunciar ante la FIFA y la UEFA posibles injerencias gubernamentales que podrían tener consecuencias para la selección. Por el momento, ayer el organismo que preside Villar también acordó poner en conocimiento del Gobierno y de la FIFA y la UEFA las decisiones adoptadas relativas al proceso electoral, además de exigir una reunión con el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, «para desbloquear la situación creada por el CSD». «El fútbol no puede permitir que se nos falte al respeto. Si se ha retrasado esto (las elecciones) es por el CSD. Mi consejo es elevar las diferencias a un contencioso-administrativo y que nos digan qué tenemos que hacer. No se pueden cambiar las reglas del juego continuamente. El fútbol español tiene que ser respetado», reclamó durante la asamblea el presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), Luis Rubiales, que también es miembro de la Comisión Directiva del CSD, al que acusa de «cambiar continuamente de criterio», además de denunciar públicamente al secretario de Estado por ejercer la censura.

«Parece ser que va a haber una revisión perpetua del reglamento electoral con cuestiones nuevas», lamentó Rubiales, después de que el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, encargado de abrir la asamblea federativa, arremetiese también contra Miguel Cardenal y el presidente de LaLiga, Javier Tebas, sin citar sus nombres. «Personas que sólo tienen intereses económicos en el mundo del fútbol quieren dominar esta asamblea», les dijo Blanco a los miembros de la FEF. «Siempre habéis respetado la ley», añadió también el máximo dirigente del COE, antes de que Villar agradeciese «las palabras sabias» de Blanco y también que se diesen cita en Las Rozas «125 personas en un puente, la víspera de la fiesta nacional».

Villar no cambió el tono serio cuando se lanzó a formularle una serie de preguntas a quien en ese momento todavía era su secretario general, Jorge Pérez. «¿Por qué considera que no se está informando adecuadamente de las consecuencias de acuerdos que considera ilegales? ¿A qué acuerdos se refiere? ¿Se abstendrá de firmar cualquier escrito al respecto? ¿Hará dejación de sus funciones como secretario general?», le preguntó Villar a Jorge Pérez, que permaneció en silencio. Minutos después le comunicó en público su destitución.