Las Provincias

El fútbol sin barreras triunfa en Catarroja

Cuerpo técnico y jugadores del Athletic Unión Catarroja. :: auc
Cuerpo técnico y jugadores del Athletic Unión Catarroja. :: auc
  • José Hernández, que sufre una enfermedad rara desde los 25 años, puso en marcha el proyecto para luchar contra los prejuicios

  • La primera escuela inclusiva arranca con más de cien alumnos

José Hernández tenía un sueño: crear una escuela de fútbol inclusiva. Un deseo que en apenas cinco meses ha pasado de ser una utopía a una realidad y que surge de la experiencia de este canario afincado en Valencia. «Yo jugaba a fútbol y a los 25 años me diagnosticaron una enfermedad rara. Tenía el carné de entrenador y logré sacarme el Nivel III además de la carrera de pedagogía pero cuando me ponía al frente de un equipo había un poco de incomprensión debido a las secuelas físicas de mi enfermedad», comenta.

José no quería que las futuras generaciones tuvieran que enfrentarse a los mismos prejuicios. Así nació el CF Athletic Unión Catarroja: «Somos la primera escuela de fútbol inclusiva de fútbol convencional, adaptado y en silla de ruedas». Este proyecto no hubiera podido salir adelante sin el apoyo de Alba Sospedra, pareja de José. Ni tampoco de personas como Antonio Sánchez, quien apostó por esta escuela nada más escuchar hablar de ella. Fue en mayo de este mismo año y José dejó caer su proyecto en una reunión informal en la que se iban a tratar de otros asuntos. «Ni me lo pensé. Me gusta el fútbol y mi padre va en silla de ruedas así que pensé que era una gran idea», recuerda.

Él es de Catarroja y en esta localidad de l'Horta Sud se daban todas las circunstancias para poner en marcha la primera academia inclusiva. «Habían surgido algunos problemas en la anterior escuela y sabía que muchos niños se iban a quedar sin poder jugar. Así que pensé que nada mejor que practicaran su deporte favorito en un lugar como este en el que todos y todas tienen cabida», añade.

Tampoco dudó en sumarse al proyecto Iván Palomares, quien ahora es coordinador de Fútbol 11: «Cuando me ofrecieron venir aquí tenía varias opciones pero me decanté por el Athletic Unión porque aportaba un extra. Mi madre también tiene una discapacidad», explica Iván, quien reivindica la existencia de este tipo de escuelas.

«En el curso de entrenador pasas un poco por encima por algunos conceptos básicos como las barreras arquitectónicas, el fútbol adaptado. pero se debe normalizar más. He tenido algunas experiencias parecidas en años anteriores y lo fundamental es que las personas se sientan integradas, si tú les ayudas, los niños también lo hacen. Es algo muy bonito y satisfactorio», subraya.

Después de un mes en marcha, la el Athletic Unión Catarroja cuenta con más de un centenar de alumnos. «Además del fútbol adaptado, y un equipo femenino, en el convencional contamos con dos niños con autismo y en el equipo amateur, hay una persona con un tipo de discapacidad orgánica y física», comenta José.

Un grupo de profesionales

Para llevar a cabo este proyecto innovador en España, la academia que cuenta con profesionales del fútbol, la educación y la pedagogía. Sin embargo, esta iniciativa tampoco tendría sentido si los padres no apostaran por ella. «Mi hijo quería jugar y este año decidí apuntarlo. Me decanté porque creo que es importante que además de los valores que desprende el deporte en sí, aquí puede aprender más», comenta Silvia Belda, madre de uno de los pequeños que en cada entrenamiento, además de aprender mucho de fútbol, también lo hace de la diversidad.