Las Provincias

Villa también luce la corona de rey del gol en la liga estadounidense

Pirlo y Villa, con el brazalete de capitán, en el partido ante el Dynamo de Houston. :: EFE/Jorge A. Campos
Pirlo y Villa, con el brazalete de capitán, en el partido ante el Dynamo de Houston. :: EFE/Jorge A. Campos
  • El exvalencianista firma otro doblete, supera la veintena de tantos y lleva al New York City a la primera plaza de la Conferencia Este

David Villa pasó hace unos meses por Puçol para inaugurar su academia y habló de cumplir de forma íntegra (dos años) su contrato con el New York City. El asturiano, de 34 años, respondía así a la posibilidad de fichar por el Valencia. Villa lo descartó por su compromiso en la liga estadounidense, pero no porque se le haya olvidado jugar ni meter goles. En Nueva York, junto a Andrea Pirlo entre otros, sigue luciendo la corona de rey del gol. Es el capitán de su equipo y el máximo goleador de una MLS rendida a sus pies.

Villa volvió a ser ayer la gran figura del conjunto neoyorquino al conseguir los dos goles con los que su equipo venció a domicilio por 0-2 al Dynamo de Houston. La victoria permitió al New York City volver al liderato de la Conferencia Este con 51 puntos, dos más que el Toronto FC. Villa, que llegó a los 21 goles en lo que va de temporada para ponerlo al frente de la lista de los máximos realizadores, surgió como la gran figura en la segunda parte y el jugador clave en la nueva victoria del equipo neoyorquino.

Después de haber concluido la primera con empate a 0-0, en la segunda la clase individual que posee la plantilla del New York City con el italiano Andrea Pirlo en el centro del campo y Villa adelante, fueron los dos jugadores que junto al joven Jack Harrison elaboraron el gol que inauguró el marcador.

«Estoy muy contento por lo que el equipo ha dado dentro del campo», admitió el exvalencianista tras el encuentro. El máximo goleador de la selección dijo sentirse satisfecho de que el equipo haya alcanzado ya los playoffs y ahora la mentalidad está puesta en llegar lo mejor clasificado posible de cara a la verdadera competición en la MLS.