Las Provincias

Ceferin, un desconocido esloveno al frente de la UEFA

atenas. Desconocido hasta hace poco, el esloveno Aleksander Ceferin, elegido ayer presidente de la UEFA, es un jurista de 48 años que supo jugar con su imagen de renovación en una escena futbolística ensombrecida por la corrupción. Elegido por una aplastante mayoría de 42 votos contra 13 de Michael van Praag por los 55 delegados de la UEFA, reunidos en Atenas, se trata del primer presidente procedente del Este de Europa.

El esloveno sucede a Michel Platini, suspendido durante cuatro años tras el pago controvertido de 1,8 millones de euros, recibidos en 2011 de Joseph Blatter, presidente destituido de la FIFA. Ceferin, que prometió «hacer de la UEFA una organización tan transparente como sea posible» y de «seguir la vía de la reforma que ha iniciado la FIFA», se beneficia de su estatus de recién llegado a un organismo malherido por los escándalos.

Patrón de un afamado gabinete jurídico esloveno, asumió sus primeras responsabilidades en el mundo del fútbol en 2011, accediendo a la presidencia de su federación, en un pequeño país de dos millones de habitantes. Según sus propias palabras, su candidatura al frente de la UEFA había sido promovida por las federaciones escandinavas. «Después de lo que pasó con Platini, me llamaron desde esa zona para decirme que pensaban que yo sería el candidato ideal», contó recientemente. Apadrinado de entrada por Italia, Aleksander Ceferin también fue criticado por el apoyo que le dio el gobierno ruso. «Un día soy la marioneta de Platini, otro día de Infantino, al siguiente de Rusia, después de Italia», ironizó. «Algunos periodistas parecen tener dificultades para creer que un tipo que procede de un país pequeño pueda ser un candidato independiente», indicó.