Las Provincias

selecciones autonómicas

Euskadi-Cataluña, una fiesta con algunos riesgos

Albert Jorquera.
Albert Jorquera. / Archivo
  • En caso de lesiones graves, como la de Jorquera en 2007, los clubes no recibirían la indemnización que paga desde 2012 el seguro de la UEFA-FIFA, sino una compensación más modesta de la póliza de cada Federación

Los grandes clubes de Europa se unieron en su día para echar un pulso a la UEFA, a la FIFA a la propia Federación Española en el caso de las entidades de la Liga, con el objetivo de protegerse económicamente en el caso de lesión de sus jugadores en los partidos internacionales de las selecciones. Era una reclamación lógica y muy antigua: cracks muy bien pagados en sus respectivos clubs se han lesionado durante años en los exigentes encuentros con sus respectivos países, a veces de gravedad, sin que los encargados de seguir abonando sus elevadas fichas recibieran ninguna compensación. Finalmente, en mayo de 2012 se aprobó un Plan de Protección de los Clubes (PPC) que entró en vigor de septiembre en septiembre de ese mismo año.

Consiste en un seguro financiado de forma conjunta por la UEFA y la FIFA mediante el cual un club, en caso de lesión grave, comienza a cobrar la parte proporcional de la ficha de un internacional lesionado a partir del día 28 de baja consecutiva y durante un máximo de 317 días. Así, por ejemplo, el Barcelona habría cobrado 14.000 euros diarios desde el pasado 2 de agosto si la lesión de Neymar en la espalda por el rodillazo del colombiano Zúñiga en el Mundial se hubiera prolongado. Finalmente, el brasileño reapareció el 18 de agosto en el Trofeo Joan Gamper a los pocos días de recibir el alta médica. La póliza estaba preparada, pero luego apenas tuvo efecto. En dos casos más recientes, el Real Madrid sí cobrará durante el periodo de lesión de Modric, que se rompió jugando con Croacia, cerca de un millón y medio de euros si se cumple el tiempo de baja prevista, en la línea de los dos millones cobrados la pasada temporada por la lesión de Khedira con Alemania, que le mantuvo cinco meses KO.

Sin embargo, en 2008 el Barcelona ‘sólo’ recibió 54.000 euros por el medio año de baja de Albert Jorquera, portero suplente de Víctor Valdés entonces, que sufrió el 29 de diciembre de 2007 una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha en un amistoso que disputaron Cataluña y Euskadi en San Mamés. La Federación Catalana de Fútbol (FCF) tenía previsto un seguro médico que indemnizara con 300 euros diarios a un club en caso de lesión, una cantidad casi simbólica en el caso de las nóminas de los futbolistas. Peor le fue al guardameta catalán, quien vio cortada su progresión y cuando volvió se encontró con un portero como Pinto, fichado en aquel mercado de invierno de 2008 para suplirle, que encajaba como suplente experto y acabó cerrándole la puerta.

Este domingo, precisamente, Cataluña vuelve a salir de su territorio siete años después para jugar en el nuevo San Mamés ante Euskadi (20.30 horas). Será una partido repleto de estrellas, competitivo e incluso con cierta presión debido al proceso soberanista que hace que muchos ojos estén pendientes de los jugadores que dirigirá Gerard López, ex jugador de Barça y Valencia, entre otros. Piqué, Busquets, Alba, Bartra, Xavi, Montoya, Sergi Roberto, Samper y Masip son los nueve representantes del Barça, por cuatro del Espanyol (Sergio García, Kiko Casilla, Víctor Sánchez y Víctor Álvarez), dos del Celta (Fontàs y Sergi Gómez) y dos del Sevilla (Deulofeu y Aleix Vidal). Completan la lista catalana de 22 jugadores Piti (Granada), Jonathan Soriano (Salzburg), Gerard Moreno (Villarreal), De la Bella (Real Sociedad) y Álvaro Vázquez (Getafe).

José Mari Amorrortu y Mikel Etxarri han convocado también a 22 jugadores por Euskadi, entre ellos 10 jugadores del Athletic, el club más representado en el amistoso: Iraizoz, Aduriz, Aurtenetxe, Balenziaga, Beñat, Etxeita, Ibai Gómez, Iturraspe, San José y Susaeta). Además, seis de la Real Sociedad (Ansotegi, Yuri, Markel Bergara, Carlos Martínez, Iñigo Martínez y Xabi Prieto), cinco del Eibar (Xabi Irureta, Arruabarrena, Bóveda, Capa y Dani García) y uno de Osasuna (Roberto Torres).

Los 44 futbolistas saben a lo que se exponen, como Jorquera en su día, y los 13 clubs representados conocen que es un amistoso menos ‘cubierto’ que uno oficial de UEFA y FIFA, como sucede en otros amistosos navideños de anteriores años. Pero un Euskadi-Cataluña es más exigente. Será una fiesta del fútbol con toques reivindicativos, un momento para disfrutar, pero también para competir a cualquier precio.