«La Volta es una de las mejores carreras fuera del World Tour»

Rubén Plaza posa con el maillot de su equipo para esta temporada, el Israel Cycling Academy. / lp
Rubén Plaza posa con el maillot de su equipo para esta temporada, el Israel Cycling Academy. / lp

«Me atrajo la posibilidad de enseñar a los jóvenes mi experiencia como profesional», señala sobre su fichaje por el Israel Cycling Academy

MOISÉS RODRÍGUEZ

valencia. Rubén Plaza se asentó hace tres años en Andorra. «Allí hay buen sitio para entrenar y la central del equipo está en Girona», señala. A sus 37 años, el alicantino afronta la temporada en un proyecto incipiente y con la intención de pelear por una etapa en el Giro: «Tengo una en el Tour y la Vuelta y me gustaría entrar en ese pequeño club de ciclistas con victoria en las tres grandes rondas». Después de correr unos días en Mallorca, ha estado cuatro días en su Ibi natal. Hoy parte para Oropesa, donde mañana arranca una Volta a la Comunitat que le ilusiona: especialmente, la cuarta etapa -la que tiene la meta en Cocentaina-, que discurre por las carreteras por las que se ha entrenado en innumerables ocasiones.

-¿Qué hace un ciclista de la Comunitat en un equipo israelí?

-Bueno, vengo de un equipo australiano (el Orica), así que me acerco un poco más a casa. El ciclismo no es como cuando yo empece de profesional. Entonces era raro irte fuera de España porque aquí había ocho o diez equipos y un calendario amplio. Hoy en día hay españoles por todo el mundo.

Buscará la victoria en alguna etapa y sueña con la de Orihuela y Cocentaina por conocer las carreteras

-Israel está haciendo una fuerte apuesta por el ciclismo, ¿cómo está siendo el inicio de la experiencia?

-Bueno, es un equipo prácticamente nuevo, con gente muy joven y hay ganas en el país de apostar por el ciclismo. Lo están haciendo tanto con el Israel Cycling Academy como con la salida del Giro de este año. A medio plazo quieren tener un ciclista israelí en el Tour y ahí estamos también involucrados en eso.

-¿Qué fue lo que le sedujo para embarcarse en este proyecto?

-Deportivamente, correr el Giro con libertad para pelear por una etapa. En Orica era complicado porque a todas las carreras íbamos con un líder. También me gustó el proyecto del equipo y la intención de trabajar con los jóvenes. Enseñarles mi experiencia como profesional también fue algo que me atrajo bastante. Este año, Ben Hermans y yo hemos de hacer esa labor de veteranos.

-¿Se ha comentado la posibilidad de seguir involucrado una vez se retire como ciclista profesional?

-Voy a ver cómo va hasta el Giro. Igual hago este año u otro más, pero no lo voy a prolongar mucho. Es algo que me gustaría porque es una forma de continuar involucrado con el ciclismo, pero no se ha hablado. De momento, al menos hasta el Giro quiero estar al 100% centrado en el aspecto deportivo.

-¿Tiene ya marcada una etapa por la que pelear en el Giro?

-No, todavía queda mucho y tampoco es cuestión de obsesionarse.

-¿Con qué aspiraciones viene a la Volta a la Comunitat?

-Físicamente ya estoy bastante bien. Hemos hecho el invierno sin lesiones y he podido entrenar todo lo que he necesitado. La condición es bastante buena. De ahí a decir que voy por a la general es aventurado, pero seguro que en alguna etapa podremos estar ahí peleando.

-Por lo menos en esa cuarta etapa, la de Orihuela-Cocentaina...

-Sí, esa me gustaría porque conozco las carreteras, sé dónde puedes recuperar y apretar. Es más divertido y estará la gente que conozco. Pero igual también es la jornada donde se marcan las diferencias para la clasificación general.

-La Volta está volviéndose a consolidar en el calendario...

-Sí. Los hermanos Casero están haciendo un trabajo brutal. Es verdad que tal como está el calendario, hay un escalón muy grande de nivel entre las carreras que están en el World Tour y las que no. Para mí es de las mejores fuera del World Tour. Además, el clima de la Comunitat en estas fechas la hace atractiva para los equipos. Era una prueba de referencia y poco a poco, con esfuerzo, ha vuelto al sitio donde merece.

-¿Cree que debería pelear por entrar en el World Tour?

-A ver, lo suyo sería eso, pero no resulta sencillo por calendario. De momento, la Volta es una carrera bonita y con buena participación.

-¿Qué le parece la decisión de reducir a ocho los ciclistas por equipo en las carreras?

-Si repercute en reducir el pelotón por seguridad no me parece mal. 200 corredores por carrera me parece demasiado cuando se están buscando carreteras estrechas. Todos los deportes evolucionan y cada vez hay más rotondas, isletas y pasos elevados. Eso incrementa el riesgo.

-Reduciendo el pelotón también se restan oportunidades...

-Es cuestión de reducir el pelotón y que los equipos corran alguna carrera más. Por un lado me parece bien por la seguridad, pero por el otro, al final estás quitando puestos de trabajo.

-¿Cómo ha visto la evolución del ciclismo español? El comentario generalizado es que ha empeorado porque hay pocos equipos, carreras y patrocinadores.

-Yo creo que está mejor que hace cuatro o cinco años. Burgos y Muria han subido de categoría, seguramente el calendario va a ser más amplio y eso dará oportunidades a los chavales. Como está planteado el World Tour, para los equipos pequeños resulta complicado. Para cualquier patrocinador el principal objetivo es estar presente en la Vuelta y no pueden garantizárselo. Hay 18 equipos World Tour que han de estar y sólo quedan cuatro invitaciones. Conforme está montado, veo complicado que entre un espónsor fuerte.

-¿Piensa que debe replantearse el sistema World Tour?

-Para mí sí. Ahora los equipos tienen la obligación de correr en lugares que para ellos carecen de intereses comerciales. Creo que el sistema enriquece más a los poderosos, pero empobrece a la segunda y la tercera categoría.

Fotos

Vídeos