Nueva temporada

Tres «gallos» para asaltar el Tour

Valverde (i), Nairo Quintana (c) y Landa asisten a la presentación del Movistar. /JAVIER LIZÓN (EFE)
Valverde (i), Nairo Quintana (c) y Landa asisten a la presentación del Movistar. / JAVIER LIZÓN (EFE)

Eusebio Unzué confirma, en la presentación del Movistar Team 2018, que el plan es que Nairo Quintana, Alejandro Valverde y Mikel Landa compartan galones en la ‘Grande Boucle’

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Encabezado por sus tres «gallos» -Nairo Quintana, Alejandro Valverde y Mikel Landa-, el Movistar Team presentó este jueves sus novedades de cara a la campaña 2018, entre las que sobresale la incorporación del alavesino, que llega con hambre de liderazgo tras dos años a la sombra de Chris Froome en el Sky, y el estreno de su equipo femenino, que competirá en el World Tour con diez corredoras. Una temporada en la que tratará de resarcirse de los problemas que le aquejaron en el segundo tramo del curso anterior. No reparará para ello en recursos, como resaltó su mánager, Eusebio Unzué, al confirmar que sus tres jefes de filas disputarán el Tour de Francia si todo marcha de acuerdo con lo previsto. El propósito es completar el círculo, tras las victorias del colombiano en el Giro de Italia de 2014 y la Vuelta a España de 2016, añadiendo por fin esa ‘Grande Boucle’ que no han podido conquistar en los siete años anteriores en los que han contado con Telefónica como soporte.

«La idea es estar con ellos tres en el Tour porque nos gustaría ganarlo. Entre otras cosas porque es ya, en el ciclo de patrocinio de Movistar, de los pocos grandes objetivos que nos faltan en el palmarés. Creo que tenemos la suerte de poder soñar con hacerlo realidad con la confirmación todos estos años de Nairo, una recuperación casi al 100% de Alejandro y la llegada de Mikel, con todos los grandes detalles que nos ha dejado estas dos o tres temporadas», resaltó Unzué.

El navarro, que tendrá la misión de garantizar la cohabitación de tres estrellas sin que surjan roces, subrayó que todavía es pronto para bosquejar cómo será la distribución de responsabilidades en las tres grandes rondas. «Los galones los tiene que dar el histórico, hasta que la carrera se encargue de poner a cada uno en su sitio», apuntó.

Recalcó que Quintana «no se ha bajado del podio en las grandes vueltas» desde 2013, con la excepción de su cuarto puesto en la ronda española en 2015 y la duodécima posición en que finalizó la última edición del Tour, por lo que se le debe «un merecido respeto». Al colombiano se le suma Landa, «una explosión permanente en los últimos años, con ese convencimiento de que ya las grandes cosas están a su alcance», según destacó Unzué, que defendió también la enorme experiencia de Valverde, líder moral del grupo con sus 108 victorias como profesional y que sigue siendo una gran baza tanto en las clásicas como en las grandes vueltas. «Alejandro, con todo lo que nos da, no podemos poner también bajo sus hombros la responsabilidad de un liderazgo en el Tour. Es un líder de equipo en el sentido de todo lo que reporta y de todo lo que puede ayudar tanto a Mikel como a Nairo», indicó el mánager del Movistar.

La carretera como juez

Se mostró convencido Unzué de que no habrá «ningún problema» entre sus tres puntales y que «lo único que van a hacer es ayudarse». Una idea que reiteraron los aludidos. «Es normal, si vamos al Tour los tres, que tanto Nairo como Alejandro sean más líderes de partida, porque ya estaban aquí y han demostrado que son más fuertes, mirando el palmarés, pero luego la carretera irá decidiendo quién necesita más apoyo para pelear la general», apuntó Landa. «Alejandro es un tío muy cercano y se agradece mucho esa simpatía», indicó el alavesino que reconoció que por el momento la relación con Nairo es todavía «un poco más fría» pero que se mostró convencido de que con los días se harán «amigos». Quintana incidió en que la llegada del vasco constituye «un refuerzo». «Es un compañero, no un rival», insistió. «Si dos gallos son difíciles para otros equipos, tres mucho más», manifestó por su parte Valverde. «La carretera luego va a poner a cada uno en su sitio, pero nos vamos a entender muy bien», aseguró el murciano.

Un tridente con el que el Movistar Team tratará de desquitarse del agridulce sabor de boca que les dejó este 2017 que toca ahora a su fin. Un año en el que sumó 31 victorias, con triunfos de Valverde en tres rondas por etapas (Andalucía, Cataluña y País Vasco), así como en la Flecha Valona y la Lieja-Bastoña-Lieja, a los que se sumaron otros de renombre como el de Nairo Quintana en la jornada del Giro en la que se ascendió el Blockhaus, pero en el que faltó esa general en una de las tres grandes que marcan la diferencia entre el sobresaliente y el notable.

«Este año íbamos camino de un año récord y desafortunadamente, la caída de Alejandro nos endemonió la segunda parte de la temporada», recordó Unzué, citando el incidente en la primera etapa del Tour que le dejó sin el murciano a partir del 1 de julio y a partir del cual todo se torció. Con bajas sensibles entre su clase media tras las salidas de Jonathan Castroviejo, Gorka Izagirre y los hermanos Herrada, pero con un tridente llamado a sembrar el terror y jóvenes valores en alza como Marc Soler, Unzué considera que al Movistar Team se le presenta un futuro «ilusionante».

Fotos

Vídeos