Volta a la Comunitat

Van Poppel honra a su padre Jean Paul

Danny Van Poppel alza los brazos tras su victoria ayer al esprint en Peñíscola. / jm artero
Danny Van Poppel alza los brazos tras su victoria ayer al esprint en Peñíscola. / jm artero

Danny se impone en Peñíscola, se sitúa líder y es digno heredero de uno de los mejores esprinters de la historia

HÉCTOR ESTEBANVALENCIA.

Danny Van Poppel (Lotto-Jumbo) honró ayer a su padre Jean Paul y ganó la primera etapa de la Volta a la Comunitat - Gran Premi Banc Sabadell y se hizo con el maillot de líder. Por detrás, Mezgec y Roelandts. En casa de los Van Poppel se gana al esprint y así fue como el vástago levantó los brazos en la larguísima recta de Peñíscola. Jean Paul dominó durante muchos años las llegadas con los colores del Superconfex, Panasonic y PDM. La generación que ahora tiene cuarenta años no entiende una afición al ciclismo que no vaya aparejada del apellido Van Poppel. Ayer, el Lotto-Jumbo vio su oportunidad a cinco kilómetros para el final y no soltó la cabeza del pelotón hasta el final. El trabajo sólo lo tenía que culminar su llegador. Danny Van Poppel tratará de mantener hoy el maillot en una etapa difícil, un rompepiernas con cinco puertos entre Bétera y Albuixech con el Garbí de postre. Difícil para el holandés.

La etapa de ayer partió sin margen para la paz. Paco Mancebo cumplirá el próximo mes de marzo 42 años. El abuelo del pelotón español, diez kilómetros después de darse el banderazo, avisó de que nadie le debe dar por jubilado. El abulense, que se ha dejado una barba frondosa, arrancó para liderar la primera escapada del día y dejó claro que sin hambre no hay paraíso. Mancebo tiene las piernas y el cerebro de un veterano pero la ilusión de un juvenil. Fue uno de los cachorros más prometedores de la camada de Banesto, fue tercero en un Tour tras la descalificación de Ullrich y se ha reciclado en los últimos años en equipos americanos. Mancebo, siempre con su característico gesto de la cabeza ladeada kilómetro tras kilómetro, reconocía que se ha transformado en un corredor todoterreno. Ayer, con las primeras pedaladas, demostró que tiene cadena para rato. Mancebo aseguraba hace unos días a este periódico que su etapa sería la del sábado, la que termina en el alto de Las Canteras, pero por si acaso no hay oportunidad ya sacó a pasear ayer los colores del equipo dominicano.

Mancebo se llevó detrás a José Manuel Díaz (Israel Academy), Ibai Salas (Burgos-BH) y Paul Orselin (Direct Energie). Muchos kilómetros por delante y tiempo para los jóvenes para empaparse de la sabiduría del maestro. Ayer, los acompañantes de Mancebo recibieron un clinic gratuito entre relevo y relevo. La fuga engordó la ventaja camino del puerto de La Banderita. A partir de ahí, los casi cinco minutos fueron engullidos poco a poco por el pelotón con los equipos con llegadores como los principales interesados en una llegada masiva en Peñíscola.

A treinta kilómetros de meta Movistar y Murias empezaron a tirar para fijar la distancia de los escapados en torno al minuto. A 18 kilómetros de meta, el rodillo del pelotón se tragó a los cuatro escapados; Mancebo entre ellos. El premio fue el maillot de la montaña para Ibai Salas (Burgos-BH).

El Lotto-Jumbo se puso a liderar la carrera a cinco kilómetros del final para su llegadores Van Poppel. Y el plan previsto se cumplió. Una caída a dos kilómetros de meta dio cierta ventaja a Moscon (Sky) pero el Lotto-Jumbo se rehizo para que Danny Van Poppel cumpliera con el plan previsto.

Fotos

Vídeos