El ciclista que falleció de un paro cardíaco en la París-Roubaix pasó los controles médicos

EFE BRUSELAS.

El ciclista belga Michael Goolaerts, fallecido el pasado domingo a los 23 años, horas después de sufrir un paro cardíaco mientras disputaba la clásica París-Roubaix, pasó controles médicos en noviembre en los que fue declarado apto para correr y nunca había mostrado signos de enfermedad.

«En noviembre pasó un examen completo, como cada año en el pelotón (...). No tuvo problemas entonces y Michael recibió luz verde para correr», trasladó su entorno a la agencia belga, en declaraciones que recogió ayer el diario «Le Soir».

El corredor del equipo Vérandas Willems-Crélan murió el domingo a las 22.40 horas en el hospital de la localidad francesa de Lille y en los próximos días se le practicará la autopsia en Francia.

Según los primeros elementos de la investigación de la Fiscalía de Cambrai, en Francia, el ciclista sufrió un paro cardíaco y cayó al suelo en el tramo que va de Viesly a Briastre a las 13.42 hora local, y no al contrario, como pareció en un principio.

Fotos

Vídeos