El 'abuelo' del pelotón, en Valencia

Mancebo tira de Valverde en el Tour de 2005 con el Illes Balears. Trece años después, ambos correrán la Volta a la Comunitat. / afp
Mancebo tira de Valverde en el Tour de 2005 con el Illes Balears. Trece años después, ambos correrán la Volta a la Comunitat. / afp

El abulense, que formó parte del gran Banesto, no piensa en la retirada del ciclismo: «Si por mí fuera seguiría en la bici por lo menos hasta los sesenta» Mancebo, con casi 42 años, liderará al Inteja dominicano en la Volta a la Comunitat

HÉCTOR ESTEBAN VALENCIA.

Francisco Mancebo cumplirá 42 años el próximo 9 de marzo. El fin de semana se lo ha pasado en Ávila arriba de la bicicleta. Es hora de entrenar. Afronta su vigésimo primera temporada en el pelotón. Desde 1998 le da a los pedales en calidad de profesional. El que fuera tercero en el Tour de 2005 y bronce también en la Vuelta de 2004 es el líder del Inteja dominicano. Mancebo es producto de la escuela de El Barraco y uno de esos ciclistas modelados en la cantera del Banesto. El día 31 estará en Oropesa para encabezar al Inteja en la Volta a la Comunitat.

Los momentos de gloria los vivió a mediados de la pasada década siempre bajo la protección de los equipos de Echávarri y Unzué. Después, la vida le llevó a escuadras francesas, portuguesas, americanas y asiáticas. En veinte años nunca ha dejado de ganar y ahora quiere hacerlo también con el Inteja. «En la Vuelta a la Comunitat hay una contrarreloj por equipos que no nos favorece y que no hemos preparado porque no hemos rodado en la cabra. Es obvio que no llego para luchar por la general pero sí que tengo la etapa reina, la de Cocentaina, marcada para por lo menos estar ahí aunque hay gente muy fuerte. Mi objetivo es hacerlo bien», apunta Mancebo.

El abulense, a sus casi 42 años, no ve el momento de la retirada. «Yendo bien y si sale un equipo de vez en cuando pues ahí estaremos», apunta Mancebo, tan reconocible en el pelotón por su manera de correr con los dientes apretados y la cabeza ladeada. El Inteja, con licencia dominicana, es un conjunto con raíces españolas. «Es un equipo que se asemeja al perfil que busco. Llevaba unos años hablando con ellos y esta temporada sí que ha podido ser», apunta el ciclista. Hay jóvenes que nutren el pelotón que todavía ni andaban cuando empezó Mancebo en esto. «Se nota que los chicos me respetan y que están contentos de correr conmigo, como emocionados. El otro día por ejemplo un chaval del Fundación Euskadi que es de Granada, 'Chupete' López-Cózar, estaba todo el rato preguntándome cosas. Es bonito y siempre hay mucha cosas que contar».

El líder del Inteja tiene marcada en el libro de ruta la etapa de Cocentaina para poder brillar

Mancebo, con el paso del tiempo, se ha tenido que reciclar al nuevo ciclismo. «De aquel Mancebo de hace quince años quedan las ganas. La forma de correr ya es diferente. Ya no preparo vueltas grandes. Ahora los puertos largos ya me cuestan más y además también estoy haciendo pruebas de bici de montaña. Antes era un escalador mucho más puro y ahora pues he variado para ser un ciclista más todoterreno», detalla el líder del Inteja.

Mancebo se puede decir que ha hecho las Américas con los maillots de equipos estadounidenses como el Rock Racing y el 5 Hour Energy. «He participado mucho en el calendario nacional. Es cierto que el nivel no es el mismo que en Europa pero hay buenos equipos. Además, las carreras son mucho de repechos y de circuito y por eso tuve que cambiar mi forma de correr», asegura. Mancebo estuvo también tres años en Dubai. «La experiencia a nivel personal es muy bonita porque conoces sitios que de otra manera no tienes acceso», señala.

El abulense lamenta que triunfar en el ciclismo cada vez sea más difícil. Mancebo tuvo la suerte de crecer bajo el paraguas del Banesto, en su día el equipo más fuerte del mundo con Miguel Induráin como referente. «Si estabas en el filial y hacías una temporada decente sabías que tenías muchas posibilidades de pasar a profesionales. Este año con el Murias y el Burgos parece que las cosas van mejor. Está el Caja Rural, el Euskadi, el de Contador... pero hay muchos corredores que se quedan en el camino», lamenta Mancebo, que cree que hacen falta tres o cuatro equipos en España.

El decano del pelotón reconoce que en los entrenamientos ya no es tan exigente aunque no piensa en las retirada: «Si puedo aguantar hasta los sesenta...», ríe. En Banesto Mancebo estuvo con Marino Alonso, Olano, De las Cuevas, Chente entre otros. Y muchos que hoy son directores de equipo compartieron equipo con el del Inteja. Mancebo confía en el ciclismo español, asegura que hay muy buenos corredores y cree que el futuro después de Contador ahora mismo está en las piernas del vasco Mikel Landa.

Fotos

Vídeos