Las Provincias

CICLISMO

Sagan retiene el maillot arcoíris

  • Los españoles pasan un calvario en el infierno de Doha y sólo termina la prueba Imanol Erviti, en el puesto 33

doha. El corredor eslovaco Peter Sagan conservó ayer el título de campeón del mundo de ciclismo al imponerse al esprint en un grupo reducido de escapados al británico Mark Cavendish. La prueba se disputó en Doha (Catar). Tercero al final de los 257 kilómetros de recorrido fue el belga Tom Boonen, al que no le sirvió la mayoritaria presencia de corredores belgas en la escapada. En un hecho rarísimo, el podio de este Mundial vio como subían a él tres corredores que ya habían ganado esta prueba, celebrada este año por primera vez en Oriente Medio a 36 grados.

Conscientes de que en una llegada masiva no iban a tener tantas oportunidades como en un grupo reducido (por la presencia de velocistas como los alemanes Greipel y Kittel, los franceses Bouhanni y Démare, e incluso el colombiano Fernando Gaviria), los belgas endurecieron la carrera a 177 kilómetros para meta, cuando el pelotón circulaba por el desierto catarí.

Desafiando al fuerte viento y rodando a unos 70 km/h se formó una fuga de una treintena de corredores, seis de ellos de Bélgica, y cuando la carrera estaba en su fase crucial se produjo la caída de Gaviria, que obligó al colombiano a retirarse al tener un golpe en el hombro. El grupo perseguidor tiró para echar abajo la escapada, pero claudicó. Sagan, pegado a la rueda del italiano Nizzolo, esprintó en el momento oportuno. «Cuando he visto que el viento soplaba de cara en la línea de llegada, decidí esprintar desde atrás. Tuve suerte de que Nizzolo no me cerró la puerta», declaró Sagan, sexto corredor en conservar el arcoíris (tras los belgas Georges Ronsse, Rik Van Steenbergen y Rik Van Looy y los italianos Gianni Bugno y Paolo Bettini). De los españoles sólo acabó Imanol Erviti, en el puesto 33.