Las Provincias

Mundial de doha

El eslovaco Peter Sagan conserva el maillot arcoíris

El eslovaco Peter Sagan, campeón del mundo en 2016.
El eslovaco Peter Sagan, campeón del mundo en 2016. / AFP
  • Se impuso al esprint al británico Mark Cavendish en un grupo reducido de escapados

El corredor eslovaco Peter Sagan conservó el título de campeón del mundo de ciclismo, este domingo en Doha (Catar), al imponerse al esprint en un grupo reducido de escapados al británico Mark Cavendish. Tercero al final de los 257 kilómetros de recorrido fue el belga Tom Boonen (36 años), al que no le sirvió la mayoritaria presencia de corredores belgas en la escapada.

En un hecho rarísimo, el podio de este Mundial vio como subían a él tres corredores que ya habían ganado esta prueba, celebrada este año por primera vez en Oriente Medio, bajo un calor sofocante, a 36 grados de temperatura.

Conscientes de que en una llegada masiva no iban a tener tantas chances como en un grupo reducido (por la presencia de velocistas consumados como los alemanes Andre Greipel y Marcel Kittel, los franceses Nacer Bouhanni y Arnaud Démare, e incluso el colombiano Fernando Gaviria), los belgas endurecieron la carrera a 177 kilómetros para meta, cuando el pelotón circulaba por el desierto catarí.

Desafiando al fuerte viento y rodando a unos 70 km/h se formó una fuga de una treintena de corredores, seis de ellos de Bélgica, y cuando la carrera estaba en su fase crucial se produjo la caída de Gaviria, que obligó al colombiano a retirarse al tener un golpe en el hombro, anunció la federación del país sudamericano.

El grupo perseguidor, principalmente comandado por los alemanes, trató de tirar para echar abajo la escapada, pero acabó claudicando al ver que no podría atrapar a los escapados antes de la meta.

Uno de los pocos germanos que no fue sorprendido por la maniobra de los belgas fue John Degelkolb, otro de los favoritos en una llegada al esprint, pero el velocista sufrió un pinchazo y quedó apeado del grupo de fugados.

A la estela de los belgas e italianos, Sagan y Cavendish se mantuvieron tranquilamente en el seno del grupo de fugados, formado por 26 corredores al inicio de la última vuelta al circuito de 15,2 km en la isla artificial llamada La Perla.

Sexto ‘bicampeón’

Solo el holandés Tom Leezer buscó la fuga en los dos últimos kilómetros, pero fue atrapado por el grupo a falta de 500 metros para la meta. Sagan, pegado a la rueda del italiano Giacomo Nizzolo, esprintó en el momento oportuno para vencer con claridad.

«Cuando he visto que el viento soplaba de cara en la línea de llegada, decidí esprintar desde atrás. Era un riesgo, Tuve suerte de que Nizzolo no me cerró la puerta», declaró Sagan, sexto corredor en la historia en conservar el maillot arcoíris (tras los belgas Georges Ronsse, Rik Van Steenbergen y Rik Van Looy y los italianos Gianni Bugno y Paolo Bettini).

«Podía haber ganado, pero cometí un error táctico en el esprint. ¡Lo recordaré durante mucho tiempo!» lamentó Cavendish, a priori el más rápido de todos los fugados.

Sagan, de 26 años, añadió un nuevo trofeo a su extenso palmarés. Este año ganó una de las grandes clásicas (el Tour de Flandes), y el título de campeón de Europa, conquistado el mes pasado en Francia, además de tres etapas en el Tour de Francia así como otras carreras menores. Ningún corredor español estuvo presente en el grupo de escapados.