El sueño de gloria de un equipo de barrio

El Picken Claret celebra la clasificación para la fase de ascenso. / j. bermejo
El Picken Claret celebra la clasificación para la fase de ascenso. / j. bermejo

El club de Benimaclet afrontará en la Fonteta la cita más importante de su historia tras tumbar al líder Gran Canaria tras una actuación soberbia El Claret luchará por el ascenso ante los grandes de la Liga

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

Benimaclet es uno de los barrios de la ciudad de Valencia donde el baloncesto late con mayor intensidad. Gracias al Claret, un club histórico que la última semana de abril vivirá la cita más importante de su dilatada trayectoria. Su senior femenino, bajo el nombre de Picken La Cuina, se peleará con los gigantes para ascender a la Liga Femenina. Su mera presencia en la fase de ascenso que se disputará en la Fonteta del 26 al 29 de abril ya es un sinónimo de fiesta. «Ascender sería un sueño pero al mismo tiempo un marrón», reconoció su presidente, Juan Fuentes, nada más consumarse la gesta. El Claret es un club humilde donde se presencian imágenes del baloncesto amateur de toda la vida, donde al presidente no se le caen los anillos a la hora de llevar la impresora hasta la mesa de anotadores para las estadísticas. «Hay que ser realistas, somos un club de barrio que llevamos tres años en la Liga Femenina 2. Al final de cada temporada ya es difícil para nosotros mantener la estructura y habría que hacer muchos números para pensar que podemos disputar la Liga Femenina. Hace un año salvamos la categoría en los últimos segundos, hay que tener los pies en el suelo», sentencia el dirigente.

En sus dos primera temporadas en la Liga Femenina 2 el Picken acumuló 19 victorias. Esta temporada, a una jornada para el final, ya acumula 18, once de ellas seguidas. Tres jugadoras se marcharon a mitad de temporada (Branka Lukovic, Sofía Galerón a Estados Unidos y Adijat Adams) buscando destinos más apetitosos pero el nivel deportivo del equipo no paró de subir. Un éxito de su entrenador, Carles Martínez, y de sus jugadoras. El técnico valenciano reconoció que no tenía previsto preparar una fase de ascenso: «Estoy intentando asimilarlo pero tengo claro que es un premio al trabajo de la jugadoras durante toda la temporada. Sabíamos que era algo casi imposible, somos un club humilde y de trabajo de cantera. Jugar una fase de ascenso a la Liga Femenina es un hecho histórico».

PRESUPUESTO

El Picken La Cuina Claret cuenta con un presupuesto de 250
000 euros para todo el club, donde cerca de 40.000 se destinan al pago de las instalaciones para jugar.

Con un presupuesto muy ajustado, un playoff con un viaje largo sería un auténtico problema para las arcas de un club como el Picken. La adjudicación del torneo final al Valencia Basket es la guinda al guión perfecto para las claretianas. «Siendo realistas, una vez que hemos conseguido el sueño de jugar la fase de ascenso es una alegría que la fase sea en Valencia. Con nuestro presupuesto, si te metes y la fase se va lejos hubiéramos tenido problemas para afrontarla», reconoce su presidente. La licencia para soñar ya se sella por las calles de Benimaclet.

Fotos

Vídeos