«No me planteo qué es lo mejor para mi carrera sino para el Valencia Basket»

Rubén Burgos, durante la entrevista en L'Alqueria. / damián torres
Rubén Burgos, durante la entrevista en L'Alqueria. / damián torres

Rubén Burgos tendrá continuidad en la Liga Femenina: «El club no está pensando sólo en la inmediatez sino en construir un proyecto»

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

Rubén Burgos (Riba-roja, 1979), se sienta en la cafetería de L'Alqueria después de reunirse con Esteban Albert. Con la renovación encima de la mesa, y que se cerrará con total normalidad, no aparca su forma de entender el baloncesto. El club por delante de lo personal. No es una pose. Es su verdad. La que le va a llevar, con 39 años, a sentarse en un banquillo de la Liga Femenina como primer entrenador.

-¿Ha asimilado ya el ascenso?

-Lo asimilé rápido, y creo que el equipo también, porque eran muchos meses pensando en el objetivo. No fue decir venga ahora que estamos aquí a ver si subimos, desde verano estábamos trabajando para intentar subir y teníamos muy claros los pasos. Estaban visualizados.

-¿Cómo se convive tantos meses con esa presión para subir?

-Era un tienes que subir pero al final era un queremos subir. Todos teníamos claro que el objetivo era compartido y esa fue la clave. Desde la primera persona del club hasta la última, el objetivo era común todos hemos ayudado. Lo asumes, lo haces tuyo y es tu día a día. Esa presión se transforma en exigencia e ilusión. Eso nos preparó para la Fase Final, para no tener ansiedad.

-¿Tuvieron dudas en el camino?

-Dudas no pero teníamos claro que el primer objetivo era estar entre los cuatro primeros de la fase regular y que eso estaba en un límite de ocho derrotas máximo. Hay un momento que nos ponemos 4-3 perdiendo con el Leganés en la Fonteta y aunque no surgieron dudas sí que nos dimos cuenta de que el margen se acababa. Desde ese partido comenzó la racha de victorias y no perdimos ningún partido hasta el del Ensino de la Fase Final.

-¿Cuando le ofrecen llevar el equipo lo más importante fue las personas que lo hicieron?

-Fue vital que las personas que me lo ofrecen son tres, José Puentes, Chechu Mulero y Esteban Albert, que me conocen personalmente desde niño, como entrenador y jugador. Eso me dio mucha seguridad. Cuando vi esa confianza en mí me dejó muy tranquilo. Son las personas que he tenido siempre a mi lado todo el año. Cuando he necesitado un apoyo siempre han estado ahí. Eso me ha dado tranquilidad.

-El club va dar continuidad a su puesto tras el ascenso. ¿Más que una renovación es un paso más?

-El club quiere que me quede y yo me considero un hombre de club. No me planteo qué es lo mejor para mi carrera como entrenador sino para el Valencia Basket.

-Ya, pero supongo que estará contento de seguir.

-Por supuesto. He recibido más de lo que he dado este año. He ayudado al equipo a subir pero las personas me han enseñado mucho más a mí y me han hecho mejorar. Me gustaría seguir y que exista continuidad en el proyecto pero si consideraran que mi puesto debe ser otro también diría adelante. No es una manera de hablar, es lo que pienso. El club siempre se ha preocupado por mi formación y lo que tengo que hacer es pensar en lo que puedo hacer para ayudar. Mi beneficio es formar parte del Valencia Basket y de L'Alqueria.

-¿Juan Roig le pidió el ascenso desde su primera reunión?

-Sí, pero no fue en una reunión. El día que se hace oficial que soy el entrenador fue la inauguración de la exposición fotográfica del aniversario del club y allí me dijo que teníamos que subir. Me lo repitió desde entonces cada vez coincidimos.

-¿Tuvieron que trabajar lo psicológico para evitar la presión?

-No tuvimos que trabajar mucho ese aspecto porque se ha llevado todo desde la normalidad. La estructura que hemos tenido es la misma que la del equipo de Euroliga. El tratamiento ha sido el mismo con lo que el único paso que tuvimos que dar es el interno, el de pasar de un equipo amateur a otro profesional.

-¿Le gustaría que hubiera continuidad en la plantilla?

-Este año hay más tiempo para formar el equipo y la idea será la de valencianizar la plantilla y buscar referentes. El club no está pensando sólo en la inmediatez, como ocurría el año pasado con el ascenso, sino en construir un proyecto.

-Miki Vukovic no pudo asistir al ascenso por motivos de salud pero me consta que ha sido un apoyo.

-Miki no pudo venir a la Fase Final pero ha venido muchas veces durante al año a ver partidos y entrenamientos. He tenido charlas con él y me ha dado muchos consejos. En decisiones tácticas y de planificación de partido tenía frases suyas en la cabeza. Aplico muchas cosas que he ido aprendiendo de él, de Chechu Mulero, de Esteban Albert, de Pedro Martínez cuando estaba en el EBA o Roberto Íñiguez en verano cuando doy el paso para llevar el equipo femenino. Miki Vukovic siempre ha estado ahí como referente, lo he sentido a mi lado.

-¿ Se ha ganado en cultura de club?

-El Valencia Basket está en crecimiento y ahora es un club más grande, de niños, de niñas y de dos equipos profesionales. L'Alqueria es para eso y no sólo para los equipos del club, sino que está abierta para toda la Comunitat. La vocación por formar entrenadores es muy importante, pero no sólo para los del club sino para el resto del baloncesto valenciano. Los resultados llegarán. Lo percibo en las inquietudes del día a día, es un caldo de cultivo.

Fotos

Vídeos