«Es un orgullo ser el primer valenciano en un All Star»

Olmos posa en La Fonteta en una imagen de archivo. / jesús signes
Olmos posa en La Fonteta en una imagen de archivo. / jesús signes

El técnico Paco Olmos confiesa que le gustaría volver a entrenar en España pero espera que el crecimiento de la Euroliga no acabe eclipsando a la ACB

JUAN CARLOS VILLENA LAS PALMAS.

Paco Olmos se convertirá hoy en el primer valenciano en participar en un evento del All Star de la NBA. El mundo del baloncesto mira este fin de semana a Los Ángeles, donde se disputa el partido de las estrellas, pero unas horas antes los combinados de la G League, la liga de desarrollo, y de México se verán las caras en el Convention Center. El exentrenador del Pamesa se sentará en el banquillo para dirigir al equipo mexicano.

-¿Cómo está viviendo la experiencia en Los Ángeles?

-Estoy muy contento, satisfecho y orgulloso de poder ser parte del All Star, dentro del acuerdo que hay entre la NBA y México y poder dirigir el partido previo del plato fuerte que va a ser el encuentro de las estrellas aquí en Los Ángeles es algo muy emocionante. Va ser una experiencia única y que voy a vivir con mucha intensidad. Presenciar el All Star como participante del evento es algo que no ocurre todos los días.

«Sería bonito y es necesario que Valencia tenga un pabellón como se merece la ciudad»

-¿Es un orgullo ser el primer valenciano en participar en un All Star de la NBA?

-Sí, me siento muy orgulloso. Uno va cumpliendo años y va haciendo cosas, no donde a lo mejor le gustaría estar pero sí donde le quieren. Estoy muy contento porque fue una decisión de la Federación de México y de la Liga Profesional y estoy muy satisfecho de que pensaran en mí los dos organismos más importantes del baloncesto mexicano.

-¿Que pensó cuando recibió la llamada?

-Los primeros segundos fueron como un shock porque no te lo crees. Es algo que no me esperaba y no tenía ni idea de que se iba a celebrar un partido así dentro de los eventos del All Star de la NBA. Es algo que ha tenido mucha repercusión y tengo muchas ganas de que llegue el momento para ver qué se siente.

-Está dejando huella en todos los países latinos en los que está entrenando. ¿Le quieren más fuera que en casa?

-El cariño que me demuestran es un orgullo y es una máxima para mí, el no bajar mi listón de la exigencia ni de trabajo. Me esfuerzo porque mi trabajo sea respetado allí donde voy a entrenar. A lo mejor tienen una forma de entender el baloncesto diferente pero con la confianza se dan los resultados. Lo único que intento es aplicar los conocimientos que aprendí durante mis años de entrenador en España.

-Se va a cruzar en los pasillos del Staples con LeBron James, Curry o Harden, un verdadero lujo.

-La experiencia va a ser enriquecedora seguro, puesto que aquí se respira baloncesto por todos los lados. Lo voy a recordar siempre. Estar codo con codo con la organización de la NBA y sus participantes me va a permitir empaparme de otra forma de ver el baloncesto.

-¿Siguió desde la distancia la reciente eliminación del Valencia Basket de la Copa del Rey?

-Es una pena que no vaya a coincidir el día del partido con la fecha en la que el Valencia Basket estuviera en disposición de ganar su segunda Copa del Rey. Es algo que hubiera firmado con letras de oro pero no pudo ser por la derrota en cuartos ante el Iberostar Tenerife. Están teniendo una temporada muy complicada por las lesiones. Lo más importante para el club es que a día de hoy son candidatos para todo lo que juegan, con lo que seguro que tendrán más oportunidades de darle alegrías a la afición de la Fonteta. Es el actual campeón de la ACB.

-Han pasado dos décadas desde el título del Pamesa. ¿Tan complicado es el torneo?

-Es una competición tan rápida que todos los condicionantes son importantes. Es muy difícil planificar con mucho tiempo el llegar en el mejor momento. La Copa llega como llega y al Valencia Basket la edición de Gran Canaria le llegó con muchos problemas de lesiones concentrados en el puesto de base.

-De Colo reconoció hace pocos días que las lesiones fueron clave para que su Valencia Basket no consiguiera la clasificación para la Copa de 2012, que acabó con su salida del club. ¿Es un consuelo?

-Nunca he sido un técnico que busque excusas. Aquello pasó y ya está, pero fue una realidad. Desde la pretemporada tuvimos problemas y siguieron durante la primera vuelta. Lo que ocurrió después de no clasificarnos para la Copa fue una decisión personal del club y tienes que seguir con la cabeza alta. Fueron muchas lesiones pero más importante fue el no poder fichar jugadores que suplieran a esos lesionados, que eran la columna vertebral del equipo.

-Es la soledad del entrenador con los jugadores lesionados.

-Es parte de nuestra profesión porque si no alguno podría pensar que es muy fácil. Ser entrenador tiene dificultades, tienes que ser muy fuerte mentalmente para poderte abstraer de las críticas. Igual que el halago te puede debilitar la crítica no te debe hundir. Lo que tienes que hacer es tu trabajo, tener la conciencia tranquila y sentir que tu cuerpo técnico y el vestuario está contigo. Eso creo que el Valencia Basket lo está demostrando este año y en mi última etapa, pero las dificultades fueron máximas.

-¿Le gustaría volver a entrenar en España?

-Me siento muy respetado aquí. Estoy en uno de los mejores clubes en los que se puede estar en América Latina como es el Fuerza Regia Monterrey. Es un proyecto muy sólido que va creciendo año a año, pero es obvio que soy español y me gustaría volver a tener la oportunidad de entrenar en ACB, una Liga que sigo desde la distancia y me gustaría volver a disfrutar de ella.

-¿Cómo se ve la situación del baloncesto español?

-Lo único que espero y deseo, por el bien del baloncesto y de todos los que formamos parte de él, es que la ACB no se acabe convirtiendo en la liga de balonmano, que tuvo su momento y que ahora no sabemos cuando juegan los equipos porque la Copa de Europa se disputa los fines de semana. La Euroliga ha sido un impacto negativo para las ligas domésticas. El fútbol ha crecido hasta un nivel que es otro mundo, una montaña que no sabes donde está la cima.

-¿Y ante eso qué se puede hacer?

-Esperemos que la economía se estabilice y que todos los equipos entren en parámetros que puedan cumplir, para que luego no existan denuncias o problemas. Que una marca tan grande como es la ACB entre todos ayudemos para que vuelva a ir hacia arriba. Existe la masa social y las canchas siguen llenándose.

-Igual cuando regresa a casa el Valencia Basket ya está construyendo un nuevo pabellón, un Arena.

-Sería bonito y es necesario que Valencia tenga un pabellón como se merece la ciudad. La Fonteta ya no aguanta más reformas, ya se hizo todo lo que se puede y más. La inversión de Juan Roig para que la Fonteta sea una pista de Euroliga donde juega uno de los mejores equipos de Europa ya indicó ese camino. Hace falta el salto y el Valencia Basket se ha dado cuenta, jugando en la Euroliga, de los pabellones donde están jugando. Ojalá ese Arena se convierta en realidad lo antes posible.

Fotos

Vídeos