Sorteo universitario

Markelle Fultz se corona en el 'draft' de los bases

El comisionado de la NBA Adam Silver (i) posa con Markelle Fultz.
El comisionado de la NBA Adam Silver (i) posa con Markelle Fultz. / Jason Szenes (Efe)

Los Sixers escogen con el número 1 al 'playmaker' formado en la Universidad de Washington, al que se compara con James Harden

ÓSCAR BELLOTMadrid

No hubo sorpresas. Los Philadelphia 76ers escogieron a Markelle Fultz como número uno del 'draft' celebrado en el Barclays Center de Brooklyn (Nueva York). Un sorteo universitario en el que los bases fueron los grandes protagonistas al aglutinar cinco de las diez primeras elecciones de las franquicias -la cifra más alta desde 2009-. Tan sólo un pívot -Zach Collins, seleccionado por los Sacramento Kings pero que jugará en los Portland Trail Blazers- se coló en el 'top ten', que completaron tres aleros -Jayson Tatum, Josh Jackson y Jonathan Isaac- y un ala-pívot cuya principal amenaza viene desde fuera de la zona, el finlandés Lauri Markkanen.

Más información

Fultz, 'freshman' de la Universidad de Washington, es el talento más prometedor del que ha sido descrito por la mayoría de analistas como el 'draft' con más calidad por explotar desde el sorteo de 2003, del que salieron LeBron James, Carmelo Anthony, Dwayne Wade o Chris Bosh, entre otros. Su elección como número 1 estaba cantada desde que los Celtics intercambiasen su elección con los Sixers a fin de que la franquicia de Filadelfia pudiese adquirir un director de juego que completase ‘El Proceso’ concebido por su ex general manager Sam Hinkie y al que Bryan Colangelo se ha encargado de poner la guinda con la incorporación del genio de Maryland.

Dotado de una arrolladora capacidad ofensiva (23,3 puntos por partido en la NCAA) que le han valido ser comparado con James Harden, con unos fantásticos porcentajes de acierto en el tiro exterior (41,3% en su único año en la universidad) y capaz de atacar el aro desbordando con su maravilloso dribbling y su espectacular salto, sobresale también por su visión de juego (5,9 asistencias de promedio), elemento del que se beneficiarán las otras joyas de uno de los equipos llamados a pelear algún día por el anillo si las lesiones y la cabeza respetan la evolución de sus jóvenes sobradamente preparados.

Vetado por el entrenador del equipo de su instituto a causa de su endeblez física cuando era adolescente, Fultz trabajó con ahínco hasta que la mejoría de sus condiciones, sumada a sus extraordinarias capacidades técnicas, hizo recular al técnico. Hoy en día posee un físico superior al de la mayoría de bases de la NBA, lo que le permite también operar como ‘dos’ cuando es preciso y multiplica los problemas a la hora de defenderle.

El reclutamiento de Fultz permitirá a Ben Simmons desempeñarse de escolta o alero tras pasar en blanco su año de ‘rookie’ por una fractura en el quinto metatarsiano de su pie derecho que vino a ahondar en la maldición que parece afectar a la escuadra y que alcanzó también a Joel Embiid, que sólo pudo disputar 31 partidos el curso pasado después de estar sus dos primeros años en la NBA sin pisar el parqué por problemas físicos. A ellos hay que sumar a Covington y Saric para configurar un ‘roster’ temible.

Los Lakers se encomiendan a Lonzo Ball

El segundo puesto también respondió al guión establecido de antemano. Lonzo Ball cumplirá su deseo de vestir la camiseta de una de las franquicias más laureadas de la historia de la NBA. «Lonzo es el mejor del mundo, no LeBron». La bravuconería de Lavar Ball es el mayor hándicap del mayor de sus hijos, seleccionado por Los Angeles Lakers para organizar el juego desde su posición de base. Para hacerle hueco se deshicieron los californianos de D’Angelo Russell (número 2 del 'draft' de 2015), enviado a los Nets en una operación en la que también prescindieron de Timofey Mozgov a fin de liberar masa salarial con vistas a incorporar a una gran estrella. El deseo de Magic Johnson, presidente de operaciones de la escuadra, es sacar a Paul George de Indiana y convertirle en la piedra angular de un proyecto al que los angelinos sueñan con sumar también a LeBron James en el verano de 2018, aprovechando el presunto malestar de 'King James' con los directivos de los Cavaliers tras el despido de David Griffin, gerente general de los subcampeones de la NBA.

Procedente de UCLA, Lonzo tiene 19 años, los mismos que Fultz, al que supera en cuanto a dirección del equipo (7,6 asistencias por choque) si bien anota bastante menos que el ‘playmaker’ de Maryland (14,6 puntos por encuentro). Sus virtudes son indiscutibles, pero para consolidarse entre los mejores habrá de contener la verborrea de su progenitor, que también tutela con puño de hierro la carrera de sus dos hermanos, Lamelo y Liangelo, de quienes también ha vaticinado que serán mejores que Michael Jordan.

Arriba, Lonzo Ball. Abajo, a la izquierda, Jayson Tatum. A la derecha, Josh Jackson. / Agencias

Jimmy Butler, traspasado a los Timberwolves

El tercer puesto, sobre el que sí existían algunas dudas, fue finalmente para Jayson Tatum, reclutado por Danny Ainge para los Boston Celtics. Resulta complicado encontrar entre los ‘freshman’ que han copado las posiciones de honor en el ‘draft’ de 2017 a un jugador tan completo y tan maduro como el alero procedente de la universidad de Duke, cuna de grandes estrellas de la NBA como Kyrie Irving o Grant Hill. A sus 19 años, el jugador de Misuri anota, rebotea, defiende y tiene un amplio rango de movimientos, virtudes todas ellas que han convencido a los directivos de uno de los equipos llamados a pelear por el título de la Conferencia Este.

La cuarta posición se la quedó Josh Jackson, alero cuyo poderoso físico y juego espectacular le convierten en una de las promesas destinadas a levantar de su asiento a los aficionados a la NBA en los próximos años. Procedente de la Universidad de Kansas, sabe leer el juego, como atestiguan las tres asistencias que promedió el último curso. Capaz de ejecutar mates impensables y de sembrar el terror con sus tapones, tiene aún margen de mejora en el tiro exterior, pese a lo cual ha sido capaz de firmar 16,3 puntos por partido en la NCAA, además de capturar 7,4 rebotes. Datos más que suficientes para que los Phoenix Suns decidiesen confiar en él.

En el quinto lugar fue escogido De’Aaron Fox, base zurdo procedente de Kentucky que tiene como gran aval la velocidad con el balón en las manos. Acostumbrado a destrozar defensas con su electricidad, al nuevo 'playmaker' de los Sacramento Kings le falta mejorar su eficacia en el tiro. Es también un buen defensor gracias a su rapidez de brazos y piernas y a su envergadura, aunque deberá trabajar en el gimnasio para ganar músculo ante las ‘fieras’ a las que habrá de hacer frente en la NBA.

En cuanto al resto de posiciones, destaca la aparición de Lauri Markkanen en el séptimo lugar. Ala-pívot de 2,13 metros procedente de la universidad de Arizona, el finlandés es hermano de Eero Markkanen, antiguo jugador del Castilla cuando el filial blanco tenía como entrenador a Zinedine Zidane. Se trata de un extraordinario lanzador de tres reclutado por los Minnesota Timberwolves pero que jugará en los Chicago Bulls al ser incluido en la más sobresaliente de las operaciones que suelen acompañar al 'draft' y que ha enviado a los Wolves a Jimmy Butler. El escolta, otrora líder de la franquicia de Chicago, tuvo problemas el pasado curso con sus compañeros Dwayne Wade y Rajon Rondo, por lo que los Bulls han optado por prescindir de sus servicios pese a haber firmado la última campaña unos promedios de 23,9 puntos, 6,2 rebotes y 5,5 asistencias por partido.

Fotos

Vídeos