Baloncesto

El auditor José Miguel Calleja, nuevo director general de la ACB

José Miguel Calleja. /ACB
José Miguel Calleja. / ACB

La patronal de clubes da el primer paso hacia la reestructuración, pero pospone la elección de presidente, con Chus Bueno como favorito de los grandes

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

La Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB) dio este lunes el primer paso hacia la reestructuración con el nombramiento de José Miguel Calleja como nuevo director general, con el único voto en contra del Baskonia, mientras el debate y la elección de presidente sustituto del dimitido Francisco Roca continúa abierto, después de posponerse a otra Asamblea General que se convocará en las próximas semanas. José Miguel Calleja es un auditor-consultor especializado en servicios financieros y desde el pasado mes de diciembre ha estado trabajando junto a los clubes y la ejecutiva de la ACB en el análisis y optimización de la organización, «por lo que es perfecto conocedor de la estructura, proyectos, presupuesto y objetivos de la ACB», según destacó la patronal.

El nuevo director general de la ACB, nacido en Madrid hace 43 años y con amplia experiencia en organización empresarial, procede de la empresa PKF Attest, especializada en consultorías, auditorías y gestión financiera y corporativa. Hasta que el pasado mes de octubre comenzó su relación con la ACB para iniciar una revisión y análisis de la patronal de clubes, Calleja, licenciado en Empresariales, trabajó en la organización y desarrollo de numerosas firmas, especialmente en los sectores audiovisual y tecnológico.

Ajeno hasta hace cinco meses al mundo del baloncesto, José Miguel Calleja es un apasionado del rubgy, deporte que ha practicado desde que era un niño, y se ha ganado a la gran mayoría de clubes gracias a su capacidad para intentar revitalizar un organismo cuya crisis se agudizó cuando en agosto decidió abandonar Francisco Roca, golpeado por el ‘caso Betis’ y su continuidad en la Liga Endesa decidida por la justicia, y por el fracaso en la reducción de clubes. Aunque Roca se marchó en noviembre por los tres meses preceptivos desde que presentó su dimisión, el vacío de poder en la ACB se prolonga ya durante siete meses y, pese a la elección de Calleja, al menos durará uno más, hasta que se decida nombrar un nuevo presidente.

Aunque la Asamblea General celebrada este lunes en Barcelona tenía como principales puntos debatir sobre las funciones y, «en su caso, posible incorporación de un director general y un presidente», tan sólo se llevó a cabo la designación de Calleja, ya que los clubes prefieren esperar más tiempo para elegir a la persona idónea, con un perfil más institucional, para ocupar el cargo de Roca. Chus Bueno, ex secretario general del sindicato de jugadores (ABP) y ex director ejecutivo de la Federación Española de Baloncesto (FEB), como actual vicepresidente de la NBA para Europa, África y Oriente Medio es el favorito del grupo de clubes liderado por los grandes.

«Chus Bueno no está descartado, pero los clubes se han dado al menos otro mes de plazo para en una nueva Asamblea decidir sobre el nombramiento de presidente», reconocieron fuentes de la ACB, que insistieron en que no se postulan a favor de ninguna de las candidaturas que puedan optar al puesto. Para la presidencia también sonó el pasado año Jordi Villacampa, expresidente del Joventut, y ahora también han surgido los nombres de Pepu Hernández y Aíto García Reneses, por quienes apuestan clubes que prefieren un dirigente más representativo que ejecutivo.

Fotos

Vídeos