EN FEMENINO

Gloria Argente: «Estamos recuperando el baloncesto femenino»

Gloria Argente, en el pabellón de la Universitat de València. / jesús signes
Gloria Argente, en el pabellón de la Universitat de València. / jesús signes

«El momento del Ros fue precioso. Tengo mucha ilusión de que eso vuelva a pasar», afirma la capitana del Picken Claret

Gloria Argente se codeó con las estrellas del extinto Ros Casares. Ahora, como capitana del Picken Claret, ha alcanzado el éxito del que más orgullosa se siente en su carrera deportiva. Esta valenciana de 29 años ha disfrutado como nunca del baloncesto. Y el sueño continúa, ya que disputará la fase de ascenso a la Liga Femenina 1. Una categoría que ya saboreó en su día.

-El sábado terminó la liga regular con un derbi. Cayeron ante el Valencia Basket. ¿Qué le pareció el encuentro y el ambiente?

-Empezamos muy bien y estuvimos todo el partido aguantando en el marcador, pero la diferencia física y de banquillo nos pasó factura en los últimos minutos. Y el ambiente fue increíble. Hubo más de 2.000 personas en la grada. Como valenciana me hizo mucha ilusión ver cómo se volcó la ciudad con nosotras y estoy segura que en la fase vamos a tener aún más gente.

-Y ahora, la fase de ascenso.

-Me cuesta creérmelo porque hemos pasado de estar en mitad de la tabla a estar cuartas haciendo una segunda vuelta prácticamente perfecta. Nos lo hemos currado muchísimo para llegar ahí. Pero hasta hace dos semanas no éramos conscientes de que podíamos llegar realmente. Era sólo un sueño.

-¿Cuál fue el punto de inflexión?

-Nuestro objetivo era no descender porque la temporada pasada lo pasamos bastante mal. Una vez lo cumplimos, dijimos que íbamos a ir cada partido a lucharlo. Desde la humildad y la ilusión, hemos competido cada semana.

-¿Es el momento más bonito de su carrera?

-Es la cosa de la que me siento más orgullosa. Con mucha diferencia. He vivido medallas en Campeonatos de España, una Final Four con el Ros, una Supercopa de España con el Ros... Pero lo que hemos vivido este año es algo único. Hemos perdido piezas súper importantes, ya que nuestros fichajes se nos han escapado por problemas económicos. Aún así, nos lo hemos seguido creyendo.

-¿Hay problemas económicos?

-Teníamos dos fichajes. La serbia se tuvo que ir en octubre o noviembre. Y la americana, Adijat Adams, se fue en febrero porque el club no podía seguir pagándole. Nos quedamos con un equipo súper joven, muy limitado y sin altura prácticamente. Cuando se fue Adijat, nos quedamos sin pívots. Fue duro, pero hubo un momento de unión. Nos hemos repartido la faena entre el resto y eso es lo que nos ha ayudado a competir contra equipos mucho más grandes.

-¿Las demás jugadoras cobran?

-Las que nos hemos quedado a partir de febrero no cobramos. Somos un equipo totalmente amateur. No nos dedicamos a esto, no tenemos ninguna jugadora profesional. Todas trabajamos o estudiamos. El club nos intenta ayudar económicamente para que no tengamos gastos, pero no tenemos sueldo.

-¿Cuáles son sus expectativas de cara a la fase de ascenso?

-Como no tenemos presión, creo que eso es un punto a favor. Hagamos lo que hagamos lo vamos a disfrutar. Si tenemos opciones de ganar algún partido, lo lucharemos. Si conseguimos alguna victoria, sería un segundo premio. Y si pudiéramos jugar el domingo esa hipotética final, sería otro sueño.

-Vive su octava temporada en el club. ¿Sería viable un proyecto en la máxima categoría?

-Con nuestro presupuesto actual, no sería viable. Si ya hemos tenido problemas para jugar en Liga 2, para jugar en Liga 1 deberíamos tener muchos más apoyos externos. El club ahora mismo no se plantea esa situación. Si consiguiéramos el ascenso, estoy segura de que el club buscaría patrocinadores nuevos porque para jugar en una categoría más haría falta mucho más dinero.

-Es la más veterana del Picken Claret. ¿Seguirá el próximo año?

-Cada año me lo planteo. Este año tuve dudas porque es duro entrenar cuatro días y trabajar. Este año me lo planteé seriamente porque creía que no podía más, pero menos mal que he seguido porque al final ha sido la mejor temporada que he hecho. He aportado bastantes cosas y me siento orgullosa. Si el club quiere continuar con el proyecto, me gustaría seguir porque este año he disfrutado muchísimo. Voy a intentar disfrutar hasta que mis piernas aguanten o mi cabeza no pueda más.

-¿Cuál es su trabajo?

-Soy ingeniera de caminos. Trabajo en la Universidad Politécnica en investigación en el laboratorio de puertos y costas haciendo un doctorado. La dedicación que requiere un doctorado es alta.

-Llegó a debutar en la élite con el Ros Casares.

-El Ros tenía el equipo B en Nacional y algunas jugadoras teníamos la oportunidad de entrenar todos los días con el primer equipo, de Liga 1. Jugué cinco o seis partidos, pero no teníamos tantas oportunidades para jugar. De los entrenamientos aprendí muchísimo. De lo que más he aprendido en mi vida ha sido de jugar con gente como con la que había en el Ros.

-¿Cómo vivió la desaparición del Ros?

-Me dio mucha pena porque el Ros fue una etapa de mi vida importantísima, donde aprendí a jugar a baloncesto. Son momentos económicos. Fue un momento malo en Valencia y ahora estamos recuperando ese baloncesto, esa apuesta por el baloncesto femenino. Y tengo mucha ilusión de que eso vuelva a pasar, ya sea con el Valencia Basket, con nosotras o con otros clubes que quieran subir a Liga 2. Aquel momento fue precioso, pero estamos en el buen camino para que vuelva a haber ese baloncesto de calidad en Valencia.

-No es lógico que Valencia no tenga representación en la élite.

-No, porque además tenemos una cantera importante de baloncesto femenino y muchas jugadoras se tenían que marchar fuera hasta hace cuatro años porque aquí no había un equipo profesional. Valencia es una ciudad que, a nivel de cantera, siempre está arriba.

-¿Cómo evoluciona la figura de la mujer en el baloncesto?

-Sigue estando un poco por detrás de la masculina, porque el deporte femenino no tiene el mismo apoyo que el masculino y muy pocas jugadoras se pueden dedicar al baloncesto profesionalmente. Hemos mejorado un poco. Vamos por el buen camino, porque hay clubes como el Valencia Basket y el Claret que hacen esa apuesta específica por el femenino, pero debería haber más patrocinios y ayudas porque tenemos cantera y proyección.

Fotos

Vídeos