El Claret lucha para sobrevivir

Dos jugadoras del Claret defienden ante una jugadora del Ensino Lugo. / efe/miguel ángel polo
Dos jugadoras del Claret defienden ante una jugadora del Ensino Lugo. / efe/miguel ángel polo

Con el ascenso del Valencia Basket, la ayuda de la Generalitat iría íntegra al club taronja por estar en una categoría superior a las colegiales La Universidad ha cerrado la puerta de su cancha y la subvención no está asegurada

HÉCTOR ESTEBAN VALENCIA.

Un sopapo de realidad ha despertado al Claret días después de cumplir el sueño de jugar la fase de ascenso a la Liga Femenina. Las colegiales han visto como tras estar a un paso de la máxima categoría ahora el horizonte se llena de nubes para saber si podrán continuar la próxima temporada en la división de plata. La previsión es que sí pero el futuro es incierto debido a las dificultades que existen para cuadrar el presupuesto. De momento, ya saben que no tienen pabellón para jugar. La Universidad de València, propietaria del pabellón en el que el Claret disputaba sus partidos como local, ya ha comunicado a la directiva amarilla que en la próxima temporada la cancha no se abrirá el fin de semana y que la idea es dedicarlo en exclusiva al deporte universitario.

«La semana que viene tenemos una reunión con los responsables de la Fundació Deportiva Municipal para valorar las posibilidades que hay. Los pabellones que hay en la Malvarrosa y en el Cabanyal son una posibilidad -el Levante Fútbol Sala parece que va a tener que dejar esta última cancha- porque las instalaciones de Benicalap y Benimaclet no reúnen los requisitos», señala el presidente del Claret, Juan Fuentes.

Al problema del pabellón se suma la pérdida de alguna de las ayudas públicas que el equipo ha recibido hasta el momento. La más dura, los 10.600 euros por temporada que puede dejar de ingresar de la Generalitat. Las bases del reparto de subvenciones de la conselleria de Deportes señalan que la aportación siempre la tiene que recibir el equipo que esté en la máxima categoría. En este caso, el ascenso del Valencia Basket a la Liga Femenina es un golpe terrible para la economía del Claret que, en principio ve cómo una parte importante de su presupuesto se irá al conjunto taronja.

«La verdad es que el ascenso del Valencia Basket es un palo para nosotros por el dinero que recibíamos. Ahora, según las bases, se lo adjudican al equipo que está en la categoría más alta», lamenta el presidente colegial, que espera que haya una puerta abierta para recibir parte de esa subvención.

La Diputación también inyecta dinero aunque la aportación ha menguado campaña tras campaña, ya que las bases de las ayudas han permitido que otras entidades deportivas hayan podido acceder a ellas. Además, la institución provincial se retrasa de manera considerable en el pago. De hecho, el Claret todavía no ha cobrado la subvención que corresponde a la temporada 2016/17.

El Claret ha logrado esta campaña un éxito deportivo sin precedentes y, por ahora, ese triunfo no ha significado la llegada de nuevos patrocinadores privados excepto Picken, que es la empresa que apoya al club desde hace varias temporadas. Ninguna de las jugadores que forman parte del equipo cobran. La mayoría estudian o trabajan. Otra opción es que puedan asumir como cedidas a algunas de las jugadores de Valencia Basket que no cuenten para el proyecto en Liga Femenina.

Fotos

Vídeos