Las Provincias

Carles Martínez: «Las chicas no cobran pero el compromiso es total»

Carles Martínez en el Universitario, donde entrena el Claret. :: irene marsilla
Carles Martínez en el Universitario, donde entrena el Claret. :: irene marsilla
  • El entrenador del Claret lamenta la falta de apoyos al baloncesto femenino: «Hemos tocado muchas puertas»

Carles Martínez llevan las riendas del Picken Claret, que abrió el sábado su segunda temporada en Liga Femenina 2. El Rivas Ecópolis, un histórico venido a menos, fue demasiado para abrir boca (44-70). Esa no es la guerra de las valencianas. Las circunstancias obligan a reinventarse cada año. Martínez, de 32 años, empezó su aventura en el baloncesto en el colegio Ave María de Penya-Roja de Valencia. Después pasó por Almàssera, l'Horta Godella y Burriana antes de llegar al Claret.

Segunda temporada consecutiva en Liga Femenina 2. ¿Cuál es el objetivo del Claret?

El objetivo es mantener la categoría. La temporada pasada fue de aprendizaje para muchas jugadores pero hemos tenido que renovar la plantilla. Patricia Soler se ha ido a Mallorca, dos se han retirado y Estefanía Orts se ha ido a jugar a Estados Unidos. Hemos metido a gente muy joven que ha subido del junior y un par de jugadoras que hemos fichado. Es una plantilla joven. Estamos en periodo de adaptación.

¿En Liga Femenina 2 se vive o se sobrevive?

A nivel de baloncesto femenino hay muy poquitos recursos económicos. Las jugadoras no llegan a ser profesionales. Compaginan el baloncesto con estudios o trabajos. Intentamos hacer una dinámica lo más profesional posible dentro de una plantilla medio amateur.

A los españoles se les llena la boca con la plata de los Juegos de Río y luego llega el olvido.

Unos Juegos Olímpicos son muy vistosos. Pasa lo mismo que con otros deportes. Hay pocos seguidores. Nosotros, dentro de lo que es nuestra competición, obtuvimos una buena respuesta por parte de los aficionados. En España a nivel de base se trabaja muy bien. Hace que salgan jugadoras de mucho nivel y eso se nota en la selección.

Un entrenador masculino para un equipo femenino. ¿Es lo habitual?

Eso hoy en día es algo normal. He visto a entrenadoras femeninas como Ana Belén Álvaro llevando a equipos masculinos serios. Yo me identifico con el baloncesto.

La Comunitat Valenciana dominó el baloncesto femenino en España y en Europa. Hoy, se lucha en Liga 2.

Para tener un equipo en Liga 1 y Europa debes tener apoyos económicos muy fuertes. Hoy no lo tenemos. El Ayuntamiento nos da su apoyo y Picken lleva doce años con nosotros. Este año ha subido la cantidad que aporta.

¿Tan complicado es encontrar un patrocinador?

Claret ha tocado muchas puertas. Pero todo va en relación a la cantidad de masa social que arrastres. La mayoría invierte en fútbol. Hemos trabajado para lograr más patrocinadores pero no ha salido nada.

¿Por qué Claret apostó por el equipo femenino?

Claret apuesta por el baloncesto. Tanto masculino como femenino. Subimos a Liga Femenina 2 y seguimos adelante porque entraba en los objetivos del club. El masculino está en Primera División Nacional con el objetivo de llegar a Liga EBA.

¿La idea es subir a Liga 1?

Este club a nivel de estructura de trabajo, de entrenadores, de directiva y masa social trabaja muy bien. Teniendo los recursos económicos detrás podríamos subir a Liga Femenina 1.

¿Se ha planteado?

De momento no. Lo que hacemos es intentar tener una estabilidad económica para salir a Liga 2. Hay una junta directiva nueva que se mueve mucho para buscar apoyos económicos. Están llamando a muchas puertas a ver si nos ayudan y colaboran.

¿Las apreturas económicas dificultan la confección de una plantilla?

A nosotros no nos cuesta porque tenemos claro el perfil que queremos para nuestro proyecto. Una plantilla corta porque queremos que las juniors gocen de un salto de calidad. Lo que cuesta es hacer una plantilla equilibrada en las posiciones.

¿No cobrar afecta en el compromiso?

Debería de afectar pero no lo hace. El compromiso siempre es cien por cien. Es total. El único matiz es compaginar horarios.

Hacen viajes de cientos de kilómetros por carretera para jugar un partido.

No es lo ideal en cuanto a rendimiento pero nos adaptamos. Cogemos y alquilamos furgonetas. Este año vamos a Badajoz. Para comer funcionamos con bocadillos.

¿Quién conduce?

Los entrenadores. Se hace duro, duro.

¿La Federación no puede ayudar de alguna manera?

Los desplazamientos a Canarias se pagan con una especie de fondo que ponen todos los equipos. El desplazamiento en carretera cada lo monta cada quipo en función de su presupuesto.

Este año tienen derbi con Valencia Basket.

Nos hace bastante ilusión. Además, es un desahogo económico porque es un viaje menos.

¿Cómo ve ese duelo?

Vamos a ir a ganar todos los partidos. Lo tengo apuntado en rojo en la agenda.

¿Qué le parece el proyecto de l'Alqueria del Bàsquet?

No me he parado a valorarlo . Es positivo para la ciudad y para el Valencia Basket a nivel de estructura. Luego deben saber aprovechar los recursos que tienen.