Las Provincias

Baloncesto | Euroliga

Bjelica impide la alegría azulgrana

Hezonja (d) defiende a Goudelock.
Hezonja (d) defiende a Goudelock. / AFP
  • El empate a 79 obligó a jugar una prórroga

Sencillamente maravilloso. Un partido que tuvo tantas cosas y tan buenas que es imposible resumirlas en esta crónica. Baste con decir que el Barcelona perdió su imbatibilidad en la Euroliga ante el Fernabahce Ulker (89-91), pero tiene prácticamente asegurada la primer plaza de su grupo, algo que, por otra parte, en el Top 16 no sirve de nada.

Daba igual que en realidad hubiese poco en juego. Los dos equipos se emplearon como si les fuera la vida. El resultado fue un encuentro plagado de alternativas con un desenlace sorprendente y que finalmente se resolvió en una prórroga tremendamente emocionante.

Un inicio espectacular de Thomas -13 puntos en el primer cuarto- permitió al Barça cobrar una pequeña ventaja al inicio del partido (11-6, min.3), pero el Fenerbahce, muy concentrado desde el arranque, supo darle la vuelta al partido, gracias sobretodo a su acierto en el tiro exterior.

Su tercer triple sin fallo colocó al conjunto turco por primera ve por delante (17-18, min.7), ante un Barcelona desconcertado por la desgraciada lesión de Abrines.

El escolta se torció el tobillo él solo, en una jugada fortuita, y se fue al banco con evidentes gestos de dolor, dejando huérfano el juego exterior azulgrana y aumentando a cuatro la nómina de tiradores que están en la enfermería (Eriksson, Navarro y Oleson también son baja por lesión).

Thomas siguió aguantando al equipo en el segundo período, pero el ritmo del partido ya lo marcaba el Fenerbahce, que se aprovechó de unos buenos minutos de Bogdanovic para conseguir su máxima diferencia (33-40, min.17).

Pascual colocaba en pista dos bases para frenar las pérdidas y el Barça recortaba diferencias en la última jugada de la primera parte: un contraataque culminado, como no, por Thomas, que dejaba el marcador en 37-42 al descanso.

Doellman, desaparecido durante todo el primer tiempo, se unió a Thomas al inicio de la reanudación, liderando un parcial de 8-0 para darle la vuelta al partido (45-42, min.32). Y Hezonja tomó el relevo de los dos estadounidenses para anotar tres triples casi consecutivos (56-51, min.37) ante el delirio del Palau y la desesperación de Obradovic.

Suerte tuvo el Fenerbahce de Bogadonovic, quien con la ayuda de un inspirado Vesely, volvió a echarse a su equipo a la espalda para reducir la diferencia a la mínima expresión al final del tercer cuarto (61-59).

En el último cuarto emergió, por encima del resto, la figura de un excelso Huertas, a la postre, máximo anotador del partido con 25 puntos.

Mientras Bjelica y Hezonja rivalizaban en aciertos y errores (el serbio anotaba de tres pero fallaba los tiros libres y el croata alternaba su acierto desde 6,75 con absurdas perdidas), el brasileño estuvo a punto de ganar él solito el partido.

Lo hubiera logrado si Bjelica no hubiese colocado el 79-79 en el marcador al palmear en la última jugada del tiempo reglamentario un balón que se les escapó a Bogdanovic y que cayó casi sin querer cerca del aro.

La prórroga mantuvo bien arriba el listón de igualdad y emoción. En el último minuto volvió a pasar de todo. Tomic empataba de nuevo (87-87) pero fallaba el tiro libre de su dos más uno. El Barça recuperaría la bola y tendría una última posesión para ganar, pero Huertas pisaría la línea que limita la pista.

Bogdanovic y de nuevo Marcelinho empatarían el partido a 89 desde los tiros libres, pero en la última posesión, una canasta de Bjelica daría la victoria al Fenerbahce en el enorme partido que esta noche se vivió en el Palau.