Las zancadas del Espada para hacer visible el ELA

Pedro de San Antonio, Carlos García Espada y Manuel Domínguez tras llegar a meta. / h. e.
Pedro de San Antonio, Carlos García Espada y Manuel Domínguez tras llegar a meta. / h. e.

Carlos García Espada, un profesional de éxito y cinturón negro de kárate, lucha desde 2008 contra la enfermedad

HÉCTOR ESTEBAN VALENCIA.

Los cubos de agua helada cayeron a chorros por la cabeza de medio mundo. Fue la forma de dar a conocer la Esclerosis Lateral Amotrófica (ELA), una enfermedad que deriva de una degeneración muscular a una parálisis total. Los enfermos incluso dejan de hablar o de tragar.

A Carlos García Espada le diagnosticaron ELA en 2008. Empresario de éxito y cinturón negro de artes marciales vio como su vida se paralizaba poco a poco. En todos los sentidos. En lo laboral y en lo familiar.

En 2012, años después de que Carlos García Espada fuera diagnosticado de ELA, su amigo Pedro de San Antonio y su Manuel Domínguez, mentor de su empresa, crearon el 'Team Espada, con un par' para hacer visible la enfermedad y correr maratones. Empezaron con el de Madrid y ya han pisado varias ciudades.

Ayer, los tres, como un equipo, cruzaron bajo el arco de la meta del Maratón de Valencia Trinidad Alfonso con un tiempo de 4:35. Y allí, detrás de la valla fueron recibidos por amigos y familiares. Un reto más para el 'Team Espada', que se ha convertido en un referente de que todo es posible y que uno, como es el caso de Carlos, se puede sentir deportista a todos los niveles. En la calle La Paz se ubicaron los seguidores de Carlos García Espada para dar ánimos a sus corredores.

Los chicos de Avapace

Antes del Team Espada cruzó la meta la marabunta de Avapace Corre. Los valencianos, que hace visible con sus carros la lucha de aquellos que padecen parálisis cerebral, son participantes fijos en cualquier prueba atlética que se corre en la Comunitat Valenciana. Benito, una de las grandes almas de Avapace Corre, no pasó por debajo del arco sin recibir la felicitación y el reconocimiento de los presentes.

Avapace llegó a la línea de meta con varios carros y muchos corredores que empujan a los chicos para hacer visibles una enfermedad que necesita de muchos recursos económicos y de la ayuda de muchas manos. Además, los niños disfrutan de la prueba.

Fotos

Vídeos