La rebelión de Castillejo y Galimany

Carles Castillejo, tras cruzar la línea de meta en Valencia. / jesús signes
Carles Castillejo, tras cruzar la línea de meta en Valencia. / jesús signes

El catalán, de 39 años, entra como segundo mejor español mientras que la corredora del FC Barcelona hace mejor marca personal | Los dos atletas conquistan la carrera de los populares tras el error de la Federación

TONI CALERO

Carles Castillejo se plantó en la línea de salida de Valencia sin pulsómetro. Era la primera vez en cinco años que apostaba por correr 'libre' de las ataduras del tiempo. «Hice caso de los 39 años que tengo y disfruté como un enano», reconoce minutos después de alcanzar la meta. Castillejo está extremadamente feliz. Acaba de dar un buen puñetazo encima de la mesa para cerrar un fin de semana que se presentaba relativamente normal para un atleta de élite como él pero empezó torcido. O peor: con una de esas noticias que te hielan y consumen por dentro porque no hay fórmula de darle la vuelta a la situación.

Lo que ocurrió con Castillejo también lo sufrió Marta Galimany. Un imperdonable error de la Federación Española de Atletismo les dejaba fuera de la selección para el Mundial de Medio Maratón. «Es un error garrafal, una monumental cagada y asumo la responsabilidad», decía Ramón Cid, director técnico de la RFEA. España alineó a seis hombres y seis mujeres pero el límite eran cinco. Los descartes fueron Castillejo, un veterano de mil guerras, y Galimany, atleta del FC Barcelona.

Más información del Mundial de Medio Maratón

Si ayer estuvieron en la carrera de Valencia fue por una 'wild card' que les permitía iniciar los 21 kilómetros junto a los populares. La 'mass race' contaba con dos atletas de élite, una pareja de invitados excepcionales que, enrabietados, corrieron como rebeldes. Ese punto de extramotivación a ambos para conquistar la carrera de los populares. Castillejo (1:02:14) fue el más rápido entre los hombres; Galimany paró el crono en 1:13:14 y se llevó la victoria como mujer más veloz.

Marta Esteban: «Todo el esfuerzo del equipo va dedicado a Marta Galimany y Castillejo»

A Castillejo aún le cuesta pasar página tras lo sucedido el jueves. «Esto -la victoria- es una manera de arreglar una chapuza federativa. Es incomprensible que haya habido este fallo y he demostrado que se equivocaron con la decisión que tomaron. Ellos tomaron un criterio y yo he hablado corriendo, con 1:02. Ahora que hagan lo que quieran», explicaba el catalán, que prometía «haber disfrutado una barbaridad cuando ya estaba retirado de esto».

Castillejo entró en meta como segundo mejor español (por detrás de Lamdassen) y tan sólo en una ocasión había sido más rápido en el medio maratón. «Una vez se ha roto la carrera, entre el kilómetro 13 y 14, como me imaginaba, he hecho la segunda mejor marca de mi vida con 39 años, no puedo pedir más. Aquí nos conocemos todos, sé como he entrenado, sé como estoy de forma. El seleccionador lo sabía, yo he hecho mi trabajo y que los demás hagan el suyo que para eso cobran», avisaba el catalán. La salida, complicada por estar metido entre los populares, fue otro de los puntos que no gustó demasiado a Castillejo.

«En la reunión técnica nos dijeron que la diferencia -con los élite- era de veinte metros. Yo creo que eran 20 metros del País Vasco, porque eran más de 50. He pensado, ¿cómo narices los voy a pillar? Creo que he tenido suerte porque estaban acojonaos por el aire, me la he jugado y antes de la primera curva ya estaba en el grupo. He ido escalando poco a poco, siguiendo mi ritmo y después de los nervios, y de la ansiedad, llevaba el pulso alto. Había momentos que el aire se callaba y sólo se escuchaban los pasos de los corredores. Sabía lo que tenía que hacer y lo he disfrutado mucho», apuntaba para acabar Castillejo.

Para el hombre de los 39 años, pero también para Marta Galimany, fue el primer recuerdo de la valenciana Marta Esteban: «Todo el esfuerzo del equipo va dedicado a Marta y Carles». Los atletas españoles, al menos de puertas hacia fuera, no han tenido «ningún mal rollo» en estos días complicados para los dos afectados por la exclusión, pero también para el resto de la selección.

Como Castillejo, Galimany transformó los nervios en el estómago en gasolina para correr más rápido. La atleta del FC Barcelona hizo en Valencia su mejor marca personal (1:13:14) en el Medio Maratón. «Un tiempazo», decía feliz. «Intenté dejar la polémica atrás y concentrarme porque sabía que llegaba aquí en un gran estado de forma. Al final, ha salido a la luz los buenos entrenamientos de este último mes», explicaba Galimany tras «disfrutar sufriendo, como toca», en una ciudad que le dejó sorprendida por volcarse durante todo el recorrido.

Fotos

Vídeos