HISTORIAS DE 42,195 KM

El método Hanson lleva a Moira hasta Valencia

La corredora Moira Westley. / lp
La corredora Moira Westley. / lp

LOURDES MARTÍ

Moira Westley volaba hacia el Reino Unido después de su segunda participación en la 10K Valencia Trinidad Alfonso. Un encuentro casual en el avión en el viaje de vuelta tras la última edición de la carrera le hace volver en 2018, aunque en esta ocasión lo hará para participar en el Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP. «Volvía a casa desde Valencia y conocí a un hombre que había corrido los 42.195 metros, era muy inspirador y me habló del método Hanson de entrenamiento. Decidí que regresaría a Valencia si antes lograba correr un maratón en el Reino Unido de forma satisfactoria», afirma esta británica de Lincolnshire y que el pasado día uno de junio cumplió 55 años.

El método Hanson, que está muy extendido en Estados Unidos aunque es poco convencional porque se acumulan muchos kilómetros, le fue efectivo a Moira: «Me inscribí en el maratón de Boston y lo corrí en abril, tuve grandes sensaciones y una buena clasificación en veteranos así que la semana siguiente reservé mi dorsal para Valencia. Mi objetivo son tres horas y 45 minutos».

«Valencia es una gran ciudad para visitar siempre aunque lo cierto es que el evento está muy bien organizado. El comienzo de la carrera y el recorrido mejorado es fantástico, además el apoyo de la ciudad es espectacular», continúa emocionada esta atleta a quien realmente le emociona pensar en un momento: «¡Ese final en la tarima flotante sobre el lago es épico!», aunque no ha corrido todavía el maratón en la ciudad sí que tiene amigos que han participado. De hecho Reino Unido es el lugar de donde más extranjeros corren por detrás de Italia y Francia. El próximo dos de diciembre, Moira no estará sola en Valencia. «Mi pareja, Rob, estará corriendo la 10K paralela además de mi amiga Susie y su marido Gerry. Ellos viven en Guardamar del Segura».

Ahora Moira se define como una «amante del atletismo popular», no entiende su vida sin la carrera a pie, aunque no siempre fue así: «Era gerente de logística en una empresa pero decidí reinventarme y formarme para ser entrenadora personal y empecé a trabajar de ello en 2015», ahora compatibiliza su trabajo con el deporte y su familia: «Tengo una hija, Rachel de 34 años y cuatro nietos».

Fotos

Vídeos