Un Maratón como motor turístico

Cada corredor extranjero gastó en Valencia 121 euros al día mientras que los españoles que no son de la ciudad un total de 112 La prueba generó en 2017 un impacto sobre el PIB de 12,7 millones de euros

HÉCTOR ESTEBAN VALENCIA.

El Maratón Valencia Trinidad Alfonso 2017 generó un impacto económico sobre el PIB de 12,7 millones de euros. Esta es la gran cifra del estudio elaborado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) sobre la última edición de la prueba. Ayer se presentaron en el complejo deportivo de La Petxina las grandes cifras del Maratón y la inyección económica que representa para la ciudad de Valencia.

La conclusión es que por cada euro invertido en la celebración de la prueba el retorno es de 4,8 euros. La organización representa una inversión de 4,2 millones de euros -la mitad aportados por el mecenazgo de la Fundación Trinidad Alfonso- y el gasto turístico generado por los corredores y sus acompañante se elevó casi a los 20 millones de euros. El IVIE ha determinado que este retorno ha crecido en más de un 50% en tan sólo un año. El total del gasto, entre el turístico y el de la organización, fue de más de 24 millones. Además, se generaron 431 empleos.

La clave está en aquellos corredores nacionales de fuera de Valencia y en los extranjeros que participan en la prueba. Son los que realmente dejan el dinero en la ciudad. El 62% de los más de 28.000 atletas que corrieron la pasada edición de Maratón eran atletas de fuera de la ciudad -el impacto se midió sobre los 17.452 atletas no valencianos-. El corredor nacional se dejó una media de 112,2 euros al día mientras que el que vino de países extranjeros realizó un gasto de 121 euros. Alojamientos y restaurantes se llevaron la mayor parte del pastel turístico.

La clave es que los corredores se quedan más días, gastan más y vienen acompañados

«Un factor muy importantes es que los atletas que han llegado a Valencia desde otros puntos se han quedado más días en la ciudad, han gastado más dinero y han estado acompañados de más gente», señaló Joaquín Maudos del IVIE. Los atletas que vinieron desde fuera de España estuvieron una media de 4,4 días en la ciudad, llegaron acompañados por tres personas y dejaron 11,5 millones de euros. Los atletas españoles, sin contar a los valencianos, dejaron 8,4 millones de euros. Estuvieron en la ciudad 2,1 días y llegaron acompañados de 3,4 millones.

El hecho de que el nivel de satisfacción de los participantes en la prueba sea elevadísimo es un factor a favor para que los corredores repitan y el gasto aumente. Además, eso provoca que la gente que viene de fuera de Valencia se quede más días en la ciudad y el nivel de gasto aumente de manera considerable. El hecho de que la prueba cuente también con la categoría oro por parte de la IAAF -estrenó el galardón en la pasada edición- es un atractivo añadido para los participantes. El Maratón se ha convertido en un escaparate para otro tipo de turismo en la ciudad. Y el boca a oreja es fundamental: «El 99% de los corredores recomendarían a otros la prueba». Uno de cada cinco participantes contestaron a la encuesta planteada.

«El Maratón de Valencia es uno de los principales proyectos de mecenazgo de Juan Roig y lo quiso convertir en uno de los mejores del mundo. Creo que se ha conseguido que sea la gran fiesta de la ciudad por detrás de las Fallas», señaló Elena Tejedor, directora de la Fundación Trinidad Alfonso.

El gerente de la SD Correcaminos, Juan Botella, apuntó que unas de las claves del éxito de la carrera es que la organización «hace el maratón que realmente los organizadores querríamos correr». En el acto estuvieron las concejalas Maite Girau y Sandra Gómez.

Fotos

Vídeos