Kike Lowy elige Valencia para su vigésimo maratón

Fran y Kike, cuando portaron la antorcha olímpica.
Fran y Kike, cuando portaron la antorcha olímpica. / lp

LOURDES MARTÍ

Si hay alguien que siente auténtica pasión por los 42.195 metros ese es Kike Lowy. El Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP de noviembre se convertirá en su vigésima carrera en esta distancia.

No es casualidad que este madrileño de 39 años haya escogido Valencia para un 'aniversario' tan especial ya que es un enamorado de la ciudad: «He corrido varias ediciones y siempre repito». Este padre de dos niños, de uno y cuatro años respectivamente, hace malabares para continuar participando en una distancia gracias a la cual ha visitado ciudades como Barcelona, Sevilla, Roma, Lisboa, París... pero se queda con una: «Valencia lo tiene todo. El recorrido, la gente, la llegada...». También destaca el ambiente previo y posterior. «La ciudad es bellísima y las paellas del sábado y de domingo después de la carrera también son motivadoras», añade entre risas.

Kike es cofundador del club Deportistas Ambulantes que no sólo participa en competiciones: «También nos dedicamos organizar actividades deportivas, desde carreras a pie, a pruebas ciclistas, triatlón, partidos de balonmano, fútbol...». Lo hacen con un objetivo: «Queremos fomentar los valores del deporte y llegar al máximo número de personas posible y que lo integren en su día a día como una actividad más». Es profesor de educación física y decidió unir su mundo con el de la ciencia junto a su amigo Fran de Antonio, quien es docente de física y química.

Formaron este club con sede en Madrid que ha vivido una de las experiencias más bellas para los amantes de la actividad física: «Fuimos portadores de la antorcha Olímpica en Londres 2012. Ganamos un sorteo. Escribí un texto y resultó ser uno de los elegidos». El encargado de llevar el símbolo de los Juegos fue su compañero de equipo, Fran de Antonio, quien realizó el relevo en la ciudad de Chapletown y quien tilda la experiencia de increíble: «Estaba muy nervioso, y me hizo muchísima ilusión».

Son inseparables y de hecho la cita de noviembre no es la única que tienen pendiente en Valencia durante los próximos meses: «En marzo volveremos para participar en el Mundial de Medio Maratón», comenta Kike. Esperan que no sea la última vez que vuelvan.

Fotos

Vídeos