Todos contra Kamworor y el viento en el Mundial de Medio Maratón de Valencia

Geoffrey Kamworor, Florencia Borelli, Sebastian Coe, Raúl Chapado, Marta Esteban y Bernard Lagat. / Jesús Signes
Geoffrey Kamworor, Florencia Borelli, Sebastian Coe, Raúl Chapado, Marta Esteban y Bernard Lagat. / Jesús Signes

El keniano es el favorito en el Mundial de Valencia y el más versátil con títulos en cross y medio maratón, y una plata en pista | La keniana Jepkosgei regresa a la ciudad donde batió el récord del mundo hace cinco meses y ahora apunta a la plusmarca en una prueba sin liebres

FERNANDO MIÑANA* FMINANA@LASPROVINCIAS.ES

Y ahí llega Lord Sebastian Coe, tan chic, con la onda del pelo impecable, como cuando flotaba en aquellos duelos memorables con Steve Ovett y Steve Cram en los 80, aunque plateado ya en las sienes. Y no se quita sus gafas de sol con los cristales azules ni para hablar durante la presentación y recordar que él ya estuvo en Valencia, que aquello fue en 2009, que llegó, se subió al Alinghi como tripulante 18 y ganaron su manga de la Copa América. «Me marché y no volví, claro». Y todo el mundo sonríe ante el carisma arrebatador del hombre que lleva el timón del atletismo y que ha vuelto a Valencia, nueve años después, para asistir a un Mundial de Medio Maratón/Fundación Trinidad Alfonso que se prevé despampanante. Solo inquieta el viento, que amenaza con arruinar las grandes marcas que se intuyen en un circuito diseñado al milímetro para que sea excepcionalmente rápido. A la hora en que comienza la prueba (17.05 para las mujeres y 17.30 para los hombres) se prevén rachas de viento que superarán los 50 kilómetros por hora y que a última hora de la mañana han sido superiores a 75 kilómetros por hora.

También está allí Geoffrey Kamworor, mucho más introvertido, menos dicharachero, a quien le cambian el micrófono una y otra vez porque con ninguno se le escucha. Al keniano le gusta hablar con el dorsal puesto. Es el favorito. Lo tiene que ser tras sus dos grandes triunfos en las dos últimas ediciones: en Copenhage, en 2014, cuando se propuso ganar el Mundial 34 días después de terminar insatisfecho el maratón de Tokio, y en Cardiff, en 2016, cuando se cayó nada más empezar la carrera y aún así fue capaz de reenganchar con el grupo de cabeza en cinco minutos, descabalgar a Mo Farah y fulminar a Bitan Karoki bajo un aguacero y un vendaval terribles. Dos gestas que le hacen de hierro. «Aprendí que si llegas bien no hay nada que te pueda parar», le susurra al micrófono. Y entonces son los demás los que callan.

Kamworor se entrena en Kenia junto a Eliud Kipchoge, el mejor maratoniano del momento. Les adiestra Patrick Sang, el que fuera subcampeón olímpico de 3.000 obstáculos en los Juegos de Barcelona, y aunque todos se rifen a Kipchoge, llamado a batir el récord del mundo de Kimetto, Kamworor puede presumir de ser el atleta más versátil del planeta. Tiene un par de título de campeón del mundo de medio maratón. Tiene otros dos oros en campeonatos del mundo de campo a través. Y hasta una medalla de plata en pista gracias a su segundo puesto en la final de 10.000 del Mundial de Pekín, en 2015. Es un 4x4 que se adapta a todas las superficies. Dice que el cross le sirve de base para preparar la pista y que el tartán le sirve para darle chispa antes de ponerse a acumular kilómetros para el asfalto.

Solo inquieta el viento, que amenaza con arruinar unas marcas que se preveían extraordinarias

Pese a todo, y pese a ser el candidato al oro, no es tan favorito como su compatriota Joyciline Jepkosgei, que regresa a Valencia, donde hace cinco meses regaló a esta ciudad un récord del mundo de medio maratón (64.61). Esta vez perseguirá la plusmarca mundial en una carrera sin hombres ni liebres y el récord de los campeonatos, todo en poder de Lornah Kiplagat desde 2007 (66.25).

Kamworor, 25 años, ya sabe lo que es cruzar la meta viendo la espalda de Jemal Yimer, un etíope jovencísimo que el pasado verano, con 20 años, terminó quinto en los 10.000 en el Mundial de Londres, justo por delante de Kamworor. Él insiste en que es un atleta de pista, pero este verano no hay Mundial ni Juegos y lo ha apostado todo a Valencia. Este año fue segundo en el medio maratón de Ras Al Khaimah con 59 minutos clavados.

La otra gran amenaza viene de Bahréin, se llama Abraham Cheroben y en octubre ganó en Valencia. Es el tercer atleta más rápido de la historia en la distancia y también se impuso en este medio maratón en 2014 y 2015. No hay otro atleta que haya corrido tan rápido un medio maratón en Valencia (58.48).

Castillejo y Galimany, víctimas de un error de bulto de la Federación, correrán con los populares

Cualquier otro campeón sería una sorpresa mayúscula, aunque hay rivales emboscados como Jorum Okombo, que cumplió 20 años en diciembre y lleva tres medios maratones por debajo la hora en seis meses. O Aleix Oloitiptip, que ya ha bajado de los 59 minutos. Menos discutible es el triunfo de Kenia por equipos, un país que solo ha dejado escapar siete de los 22 títulos.

La mejor baza española es la donostiarra Trihas Gebre, la fondista nacida en Etiopía y que ahora se entrena en Madrid con Juan del Campo y Luismi Martín Berlanas, el grupo de entrenamiento de moda en España. Ella también corrió en Valencia en octubre y dejó un récord de España por debajo de una hora y diez minutos (69.57). Ha entrenado para limarle algún segundo, pero llega mermada por unas molestias en la zona lumbar .

La víspera estuvo marcada por el terrible error de la Federación Española, que pensó que podían correr seis atletas, cuando solo pueden hacerlo cinco por equipo. Este despiste le costó el puesto a Carles Castillejo y a Marta Galimany, aunque los dos podrán salir en la carrera popular que reunirá a 14.500 corredores. Tanto el presidente Raúl Chapado -«ni nuestros procedimientos ni nuestra gestión han estado a la altura de lo que merece nuestro deporte- como el director técnico Ramón Cid reconocieron su error.

Más información

Fotos

Vídeos