HISTORIAS DE 42,195 KM

Alain: 26 maratones y miles de recortes de periódico

Alain, en uno de sus maratones. / Pepe Herrero Francisco
Alain, en uno de sus maratones. / Pepe Herrero Francisco

LOURDES MARTÍ

Alain Jiménez revisa uno de sus tres álbumes de recortes sobre el maratón. «Mira, un artículo de Las Provincias del 2002 con clasificación y todo. Corríamos solos, unos 2.000. Aquí hay otro del año del temporal». Tiene 67 años «a punto de cumplir los 68» y prepara la próxima edición del Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP. Alain no sólo disfruta al correr la gran cita del atletismo popular, también de todo lo que la envuelve. Por eso guarda columnas de opinión, fotografías y artículos que le llaman la atención para posteriormente poder «revivirlo».

Será su 26ª participación en la prueba de los 42.195 metros, 25 de ellas en la ciudad del Turia: «Sólo corrí uno en Madrid cuando falleció mi padre en 2005, quizás para despejarme».

Alain empezó a correr maratones en 1989 y de las pruebas no sólo guarda el recuerdo. Cuenta con una especie de diario con todos sus registros: «Tengo una aplicación, un programa en el ordenador, donde introduzco todos los datos de las pruebas, los ritmos medios de cada kilómetro en cada maratón, el tiempo total, comentarios, con quién he salido o la temperatura». Una idea que surgió gracias a un compañero: «Él corría maratones antes de yo hacerlo y un día me dio un cuaderno de entrene y más adelante empecé a hacerlo yo».

El próximo 2 de diciembre, Alain volverá a abrir el álbum, esta vez para guardar su dorsal, el único que atesorará en 2018: «El maratón es la única carrera en la que participo, salgo todos los días o los que tengo previstos a entrenar y ya está». Sí que hace una excepción: «Si me lo pide mi hija». Con Elisabet corrió hace unos años una 10K. 10.000 metros muy especiales: «Fue muy emocionante ver cómo corre, que lo hace fenomenal. Empezamos juntos y luego se escapó pero luego la cogí, la veteranía es un grado», bromea mientras espera engancharla a un deporte que le apasiona: «Empezó pero luego fue la mamá de Aitana, mi nieta, y ahora está volviendo a engancharse. Hoy por ejemplo ha salido conmigo». Maribel, esposa de Alain, ha estado junto a él en todos esos maratones: «Ella también las ha corrido». No ha fallado nunca a una «tradición»: «Viene a verme y luego nos vamos a comer. Así estaremos hasta que aguante el cuerpo».

Fotos

Vídeos