Las Provincias
Alberto y Miranda, durante una carrera. :: lp
Alberto y Miranda, durante una carrera. :: lp

HISTORIAS DE 42,195 KM

Miranda y Alberto, un matrimonio que comparte afición

  • El próximo 19 de noviembre se enfrentará a su sexta prueba reina del atletismo y será en el Maratón Valencia Trinidad Alfonso

Miranda Pardo apenas era capaz de correr unos 200 metros en 2006. Animada por su marido, Alberto Recio, empezó a entrenarse: «Me dijo que todo era cuestión de trabajarlo. Que todo el mundo, con preparación, podría». El próximo 19 de noviembre se enfrentará a su sexta prueba reina del atletismo y será en el Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP: «Cuando echo la vista atrás me parece increíble».

También porque después de sus primeros 21 kilómetros tuvo que parar: «Me encontraba cansada y lo atribuía al día a día, pero luego un examen médico desveló que sufría una anemia». Después de un tiempo sin correr volvió en 2007: «Paré totalmente y a medida que me iba recuperando empecé a salir. Poco a poco me fui encontrando mejor».

Totalmente recuperada y con el apoyo de Alberto, Miranda ha convertido la carrera a pie un estilo de vida. De hecho, cuando va de vacaciones en sus maletas nunca faltan un par de deportivas: «Nos fuimos de viaje a Nueva York y salir a rodar por Central Park es algo impresionante. En Londres, alrededor del Támesis. es una manera diferente de hacer turismo».

Valencia, Roma o Barcelona son las ciudades donde Miranda se ha animado a correr los 42.195 metros. Todas son especiales pero se queda con una: «Reconoces el recorrido y el ambiente que se respira en las calles de Valencia es impresionante. En todos los lugares hay alguien que te dedica un grito de ánimo, es algo que no ocurre en otros sitios». Sin embargo esta profesora guarda un gran recuerdo del maratón de la Ciudad Eterna: «Iba a participar sola, bueno, junto a Redolat y mis compañeros de equipo, pero casualmente mi marido estaba allí de viaje con sus alumnos y no dudó en acompañarme durante unos metros».

Miranda y Alberto han transmitido a sus hijas Olivia y Sofía, de diez y nueve años respectivamente, los valores del deporte: «Ambas están inscritas en el Club de Atletismo Valencia. El tiempo que están en las pistas yo también lo aprovecho para entrenarme. Ellas se divierten mucho y se desenvuelven en un ambiente muy sano». Las dos chicas son sus más fieles animadores: «Escuchar sus gritos de apoyo es una sensación increíble».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate