Las Provincias

Odriozola entrega el testigo a Chapado (izquierda). :: EFE/Paco Campos
Odriozola entrega el testigo a Chapado (izquierda). :: EFE/Paco Campos

Un valencianista como relevo de Odriozola

  • El abulense, candidato que contaba con el apoyo de la Federación de la Comunitat, fue olímpico en Sydney y récord nacional de triple salto

  • Raúl Chapado, nuevo presidente de la Federación Española

madrid/valencia. Un exvalencianista sucede desde ayer a José María Odriozola como principal cargo del atletismo español. Raúl Chapado Serrano, exatleta abulense de 46 años, sucede como presidente de la Federación Española a José María Odriozola, que ha permanecido 27 años en el cargo. Triplista que fue plusmarquista en triple salto en pista cubierta (16,87) fue elegido, por 105 votos frente a los 48 de Isidoro Hornillos. Participaron en la asamblea 159 de sus 161 miembros y se registraron 6 votos en blanco.

Raúl Chapado tomará oficialmente posesión de su cargo el martes, una vez que expire el plazo de alegaciones, para un mandato de cuatro años. Es el vigesimoprimer presidente desde la fundación de la Federación Española en 1920.

Chapado es junto a Antonio Campos, José Manuel Albentosa, Domingo Ramón Menargues, Jesús Ángel García Bragado y María Cruz Díaz uno de los seis atletas olímpicos que militaron en la extinta sección de atletismo del Valencia CF. En su especialidad de tripel salto, compitió en los Juegos de Sidney'2000, además de ser mundialista en Atenas'97 y Sevilla'99. Logró un quinto puesto en el campeonato de Europa de pista cubierta celebrado en Valencia en 1998, donde batió el récord de España en pista cubierta con un salto de 16,87 metros. El nuevo presidente de la Federación Española es, además, el candidato que contaba con el respaldo de la Federación de la Comunitat, presidida por Vicente Añó.

Está considerado como un gestor experimentado de rostro amable. Frente a un temperamental Odriozola sin pelos en la lengua, es un dechado de diplomacia que ha hecho del diálogo y la gestión colectiva un modelo de conducta, huyendo de cualquier conato de polémica o atisbo de enfrentamiento.

«No vengo a construir muros, sino puentes», declaró a EFE cuando Hornillos le acusó de «mendigar votos». Chapado no entró al trapo. «Nunca me van a encontrar en un espacio de confrontación», anticipó.

Nacido el 4 de mayo de 1970 en Ávila, Chapado está casado con Susana Cruz, antigua plusmarquista española de heptatlón, con la que tiene dos hijos, un chico de 15 y una chica de 12, que ya apuntan como buenos deportistas.

Chapado le debe su entrada en el atletismo a Santi Moreno, durante muchos años plusmarquista nacional de triple salto, que lo descubrió en una competición escolar celebrada en Arévalo. Raúl jugaba en un equipo de baloncesto, pero le pidió que se quedara para probar suerte como atleta.

Fue un atleta que, a juicio de Santi, no encontró el salto perfecto. Su 16,87 en pista cubierta no se compadece con sus 16,83 al aire libre. De su calidad cupo esperar un salto por encima de los 17 metros que nunca llego, tal vez por su fragilidad muscular y sus frecuentes lesiones.

Al ser preguntado sobre posibles nombramientos, ayer reiteró su intención de trabajar en equipo. En cuanto al director técnico, cargo que ahora ocupa Ramón Cid, apuntó: «Habrá que examinar si el modelo actual es el adecuado».