Las Provincias

fotogalería

Kipchirchir, exhausto tras imponerse en la edición del domingo. :: manuel molines

El Maratón se plantea utilizar el Ágora en 2017

  • La organización ampliará la zona de meta y sopesa trasladar el 10K al sábado ante la previsión de llegar a los 25.000 inscritos

  • «El próximo se considera un buen año porque no es olímpico», señala Borao, quien contempla que en el futuro se fije una plusmarca en 2.04

«Estamos satisfechos por la acogida que ha tenido la carrera de este año. Los corredores que vienen de fuera nos destacan cómo les tratan en los restaurantes y tiendas, y la cantidad de gente que hay en las calles aplaudiendo», comenta Paco Borao, presidente de la SD Correcaminos. El máximo responsable del club organizador del Maratón Valencia Trinidad Alfonso quiere subrayar así la implicación de la ciudad con un evento que parece no tener techo. Los retos, por ello, de cara al futuro, pasan por elevar las inscripciones y rebajar el récord masculino (2.06.13 fijado en 2015 por John Nzau Nwangangi). Estos objetivos implican, a su vez, unas preocupaciones que empezarán a abordarse en los próximos días.

maratón valencia 2016

  • Fotos del Maratón Valencia 2016

  • Imágenes del Maratón de Valencia

  • Fotos del Maratón de Valencia 2016 (II)

  • Fotos del Maratón de Valencia 2016 (III)

  • Fotos del Maratón de Valencia 2016 (IV)

  • Kiptum vence contra el viento en la 10K de Valencia

  • PDFClasificación de la 10K Valencia 2016

  • PDFClasificación del Maratón de Valencia 2016

  • Fotos del Maratón de Valencia 2016 (V)

  • Fotos del Maratón de Valencia (VI)

  • Fotos del Maratón Valencia (VII)

  • Fotos del Maratón Valencia 2016 (VIII)

  • Fotos del Maratón de Valencia (IX)

Como suele decirse cada noche del 19 de marzo con las Fallas, el Maratón de 2017 ya ha empezado. Aunque existe una enorme satisfacción por haber batido el récord femenino, la verdadera obsesión es rebajar la plusmarca masculina. «De cara a la clasificación de las carreras elaborada por la IAAF, el récord más competitivo es el de los hombres», subraya Borao, quien considera que Valencia, por clima y por circuito, es posible llegar a parar el crono en 2.04: «Estuvimos en ese ritmo en los primeros 30 kilómetros. Se puede preparar todo y que luego haya un factor de mala suerte, como hemos visto este año. Con el viento, en las calles menos altas los corredores han bajado el nivel. Luego hay otro aspecto, que si tienes un gran elenco de atletas de élite, a ver quién tira. También han de funcionar las liebres... es que para que te salga la marca han de darse todos los condicionantes, pero en ello estamos».

«Consideramos 2017 un buen año para asaltar el récord, ya que no es olímpico. Cuando hay Juegos, los atletas se planifican para tener el pico de forma de cara a esa cita y llegan a noviembre más bajos», concluye sobre este asunto el presidente de la SD Correcaminos.

El otro gran reto pasa por seguir creciendo en el número de inscritos y que esto no suponga un inconveniente. Se habla sin tapujos de que posiblemente en 2018 tomen la salida más de 25.000 corredores. El domingo fueron algo más de 19.000 y se pasó de los 16.000 finishers: de hecho se rozó el récord de atletas que alcancen la meta en un maratón en España, registro que ostenta Barcelona con en torno a 16.500. Ante esas cifras de participantes, la organización debatirá iniciativas para evitar aglomeraciones.

Colas para recoger el dorsal

Principalmente, se necesita agrandar la zona de meta en la Ciudad de las Artes y las Ciencias. «Este año ya hemos ampliado la plataforma de llegada para evitar el riesgo de que en ciertos momentos algún corredor pudiese caer al agua. También hemos montado unas carpas para solventar el problema de la guardarropía», señaló Borao, quien sí subrayó las colas que se generaron el sábado para la recogida de dorsales como uno de los asuntos a mejorar. Para ello y para tener más espacio el domingo, se baraja utilizar el Ágora, un espacio habitualmente en desuso: de hecho, la Generalitat ya se lo negó al Open de tenis en su última edición (la de 2015) alegando riesgos estructurales.

El otro punto candente a tratar es el de la 10K. Hay partidarios de que deje de celebrarse la prueba, aunque lo que se debatirá de cara a 2017 es trasladarla al sábado. «Es complicado porque se trata de un gran proyecto de iniciación a la participación local en el running. Además, tenemos más de 2.000 inscritos que vienen de fuera porque muchos son acompañantes de gente que corre el Maratón», indica Borao.

El dirigente considera que el circuito retocado para este año y que la carrera de Valencia es la envidia de toda Europa. «Tenemos en la Fundación Trinidad Alfonso un patrocinador local fuerte que quisieran todos los maratones», señala Borao, quien reitera que se descarta entrar en el grupo de los major: «Ahí no seríamos ni cola de ratón».