Las Provincias

«Corrí con cáncer porque el deporte es salud»

Natacha López forma parte del club de corredores del Cárnicas Serrano. :: juanjo monzó
Natacha López forma parte del club de corredores del Cárnicas Serrano. :: juanjo monzó
  • «Me gustaría volver a hacer un maratón en condiciones y bajar de las tres horas. Cuando esté bien me lo plantearé», asegura Natacha López

Natacha López es la capacidad de superación en persona. Cuando en julio de 2015 le diagnosticaron un cáncer de mama decidió afrontar la enfermedad sin dejar de disfrutar de una de sus grandes pasiones. El título de su blog resume su filosofía existencial: 'Correr para vivir'. «Se me vino el mundo encima, pero cuando la oncóloga me dijo que vería crecer a mis hijos, me animé», proclama. Paró menos de un mes cuando pasó por el quirófano. Se ha formado como entrenadora: «Quiero dedicarme a ello. Haré el título nacional y el de entrenadora funcional, que me parece muy importante para trabajar la fuerza en el atletismo».

En los meses en que estaba con el tratamiento y corría, la gente le paraba y le preguntaba cómo estaba durante el entrenamiento. ¿Cómo llevaba eso?

La verdad es que eso te lleva hasta la meta porque la gente te va animando. Yo me acuerdo del Medio Maratón de Valencia del año pasado, que a David y a mí nos pasó un grupo del Redolat Team y empezaron todos a aplaudir. Además, el público te ve con el pañuelo y dice: 'Está corriendo y luchando'.

Puede que su gran mérito haya sido el de protagonizar la historia de superación ante algo que le puede pasar a cualquier mujer... ¿Está de acuerdo?

David (su marido) es muy cabezón y siempre me ha empujado. Ya llamé la atención porque corrí embarazada. Eso te puede dar cargo de conciencia porque tienes ahí a tu bebe, por si sufre. El tocólogo me dijo que no me preocupase, que todo estaba correcto. Esto era distinto. Era luchar contra una enfermedad y el deporte es salud, así que me dije: 'Vamos a sumar un poco de salud a mi estado'. Correr me hace sentir mejor y psicológicamente, estar más viva, con más ganas de luchar.

¿Hay algún momento que se dice 'tengo que parar'?

Instantes de querer parar tenía casi a diario porque las piernas me pesaban más. Era como estar en el kilómetro 38 del maratón cada vez que salía a hacer un rodaje de 10. Me esforzaba, decía: 'Va, un poco más'. Lo pasaba peor que ahora.

¿En qué ha cambiado su forma de ver la vida en este tiempo?

Sobre todo te cambian las prioridades. No debemos querer que pasen las cosas, sino disfrutar de todo lo que estamos viviendo. Hay veces que resulta muy difícil, pero esa es un poco la filosofía. No quiero que acaben los días, sino saborear cada segundo que paso con mis hijos, de entrenar, de hacer cosas en familia. Por ejemplo, haber visitado toda España con las carreras de la mujer. Son experiencias que igual no se repiten y esto te hace aprovecharlas al máximo.

maratón valencia 2016

  • Fotos del Maratón Valencia 2016

  • Imágenes del Maratón de Valencia

  • Fotos del Maratón de Valencia 2016 (II)

  • Fotos del Maratón de Valencia 2016 (III)

  • Fotos del Maratón de Valencia 2016 (IV)

  • Kiptum vence contra el viento en la 10K de Valencia

  • PDFClasificación de la 10K Valencia 2016

  • PDFClasificación del Maratón de Valencia 2016

  • Fotos del Maratón de Valencia 2016 (V)

  • Fotos del Maratón de Valencia (VI)

  • Fotos del Maratón Valencia (VII)

  • Fotos del Maratón Valencia 2016 (VIII)

  • Fotos del Maratón de Valencia (IX)

Antes de la enfermedad ya compaginaba el deporte casi de alto rendimiento con la familia. ¿Ha cambiado en esto?

Ha cambiado en que me he adaptado a una situación de no estar tan bien tras el tratamiento. Me estoy recuperando, pero el entrenamiento ahora no es tan duro. Me acostumbré a entrenar mas lento por las circunstancias y ahora me tengo que reacostumbrar a prepararme para competir. Yo no soy una corredora tan competitiva. Me encanta hacer carreras y mejorar mis tiempos, pero si pasa una chica yo la animo a que consiga su marca, no me hundo. Me ha cambiado en que igual soy un poco menos competitiva aún.

¿Qué les dice a las mujeres que han decidido compaginar una vida deportiva con la familia como ha hecho usted?

Que se puede, pero quitándote horas de sueño. Yo tenía claro que a mis hijos no les iba a quitar horas y al trabajo no podía porque tengo que pagar una hipoteca, que de lo contrario sí que lo haría. Empecé a levantarme a las 6.30 o las 7 para entrenar. En invierno es más duro porque no hay sol y por el frío, pero lo podía llevar todo, la verdad. Me compensaba. David siempre me ha apoyado en todo, soy una persona muy indecisa y me ha empujado cada vez que he tenido dudas.

¿Qué le parece la iniciativa tan extendida de reforzar la participación femenina en las carreras? ¿Es tan necesario?

No puedo generalizar, pero por la gente que me rodea me doy cuenta de que hay muchas mujeres que no se cuidan, mientras los hombres sí suelen preocuparse por estar en forma. Sí que se ve cómo va creciendo el volumen de mujeres que hacen deporte, pero muchas otras que no dedican tiempo a sí mismas, lo emplean todo al trabajo, a la casa y a los niños. Me parece bueno fomentarlo porque todavía somos minoría.

¿Qué sería de usted si le quitan el deporte?

¿Que me quitan el deporte? ¡Que venga aquí el chulo que me diga que tengo que dejar de correr!

¿Qué consejo le da a alguien que padezca una enfermedad grave?

Que la barrera ha de ponérsela cada uno, de cabeza sobre todo. Físicamente va a tener impedimentos, así que ha de hacer lo que le permita su cuerpo, con sentido común. Si tienes una enfermedad, te dan medicación para curarte y el deporte es saludable. Tus propias sensaciones te dicen si te hace bien o no. Hay que probar.

¿Qué va a hacer desde ahora?

Pues me gustaría volver a correr un maratón en condiciones, mejorar mi marca y bajar de las tres horas. Cuando esté bien me lo plantearé, me parece un reto muy importante. Laboralmente, me gustaría dedicarme a entrenar. Quiero seguir corriendo y contagiar la pasión que David y yo sentimos por ello a nuestros hijos.