Las Provincias

Un debut para saborear

El matrimonio, en la zona donde se habilitará la recta de meta. :: juanjo monzó
El matrimonio, en la zona donde se habilitará la recta de meta. :: juanjo monzó
  • Hace dos años, el marido, tras ver la salida de la carrera por televisión, se propuso correr la prueba y le dijo a su esposa: «Y tú, también»

  • Manuela y Juan, un matrimonio de 56 y 62 años, se estrenan en el maratón

Manuela observa con un brillo especial en los ojos el trabajo de los operarios en la Ciudad de las Artes. «¿Te imaginas Juan, cuando pasemos por aquí el domingo con todo lleno de gente?». Pero su mirada se dirige más hacia arriba: «En 2014 estaba en casa dispuesto a ver la retransmisión del maratón y cuando vi el puente de Monteolivete lleno, dije: ahí quiero estar yo en dos años». Inmediatamente se giró hacia su mujer y continuó la frase: «Y tú, también». «Y aquí estamos», dice ella sonriente.

El XXXVI Maratón Valencia Trinidad Alfonso será el primero de este matrimonio. Él tiene 62 años y ella 56 y aunque siempre han practicado deporte no fue hasta hace unas tres temporadas cuando se engancharon a correr: «Él es el que me metió en este lío», dice sonriente Manuela mientras no deja de mirar el trabajo de montaje de las gradas y la tarima de llegada que ya han empezado. Un embrollo para el que se han preparado a conciencia: «Nos unimos al equipo de Marta Fernández de Castro, sin un grupo así no hubiera sido posible estar en este punto de preparación. Es muy importante pertenecer a un club, además de los reconocimientos médicos, las pruebas de esfuerzo, los planes de entrenamiento y de alimentación», afirma Manuela. Durante los últimos años no sólo han acumulado kilómetros en las piernas, también un cúmulo de experiencias y nuevas sensaciones: «El atletismo popular tiene un fuerte componente social, no sólo deportivo. Además llegas a conocerte como antes nunca habías hecho. Realizas un trabajo de instrospección muy fuerte».

Manuela es una apasionada de la música y trota al ritmo de «los allegros de la música clásica, salsa, rock, vals. tampoco me falta Sinatra». En su memoria guarda recuerdos de las carreras con las que empezó, el 5K, luego llegaron la 10 y 15K, el medio. y también almacena imágenes en su móvil que muestra orgullosa: «Mira, esto fue en el Ekiden». Esta valenciana participó junto a toda su familia, su marido, Carmen, Roberto y Daniel en el maratón por relevos, su marido, sus hijos e incluso su nieto: «Marcos tenía dos meses y entró a la meta en brazos. Fue muy emocionante». Ella anima a todas las mujeres a seguir sus pasos: «Ganas salud, ganas vida. El salto de los 21 kilómetros a los 42 es importante, pero se puede hacer».

A Juan le gusta estudiar al milímetro los recorridos: «Hago planos con los tiempos, también tengo en cuenta los momentos en los que debemos hidratarnos o tomar los geles». Este matrimonio cruzará por separado la línea de meta. Ella ya piensa cómo lo hará: «Me han dicho que ande por la pasarela, que disfrute el momento porque el primero siempre es especial. Luego ya vas a bajar marcas». Este será para saborearlo.