Las Provincias

Luis y Raquel, en una carrera. :: lp
Luis y Raquel, en una carrera. :: lp

HISTORIAS DE 42,195 KM

Unas bodas de oro para un maratón Gold Label

  • Raquel y Luis tienen una preparadora de lujo para la cita valenciana

Eduardo Pinedo y María Luisa Armesto celebran sus bodas de oro. Pero no entre ellos sino con el atletismo. Ambos participarán en la 10K Valencia Trinidad Alfonso del próximo día 20. A la misma hora, y justo en el otro lado del puente de Monteolivete estarán dos de sus hijos, Raquel y Luis. Ambos 'regalarán' a sus padres sus primeros 42.195 metros, los únicos que cuentan con etiqueta de oro de la IAFF.

El Maratón Valencia Trinidad Alfonso EDP será el debut de estos dos hermanos gallegos que han heredado el amor por el atletismo popular: «Nosotros en lugar de jugar en los parques lo hacíamos en las pistas. Nos hemos criado entre colchonetas de salto», comenta ella. «En la época de la adolescencia dejé de correr pero hace cinco años, por motivos de salud y bienestar me volví a enganchar», continúa.

Raquel y Luis tienen una preparadora de lujo para la cita valenciana: «Mi madre es nuestra entrenadora». Sus consejos: «Siempre dice, tanto a los grupos que lleva como a nosotros, que no vamos a competir, sino a disfrutar. Y eso haré». También ha sido propuesta suya la de viajar hasta Valencia dentro de 15 días: «Ellos tienen muy buenos recuerdos de esa carrera. Mi madre en el año 84 quedó segunda y las mejores marcas de mi padre son allí. Tenemos muchas ganas y aprovecharemos para quedarnos unos días en una ciudad de la que sólo hemos escuchado cosas buenas».

Luis hará de liebre de Raquel, pero si no pudiera, cuentan con Antonio Postigo. El entrenador de atletismo y uno de los pioneros del deporte popular en España: «Suele ser liebre en Valencia y da la casualidad de que lo hará para los que rondamos las tres horas y media que es más o menos lo que hemos preparado. Él también nos ha hablado maravillas de esa carrera». Raquel no sólo ha transmitido a su hija su amor por el atletismo: «A ella le preguntan que cuándo practica deporte y dice que todos los días y cuando se sorprenden contesta: ¿Qué no comes todos los días?», también le dejará un bonito legado: el apellido Armesto: «Me cambié el orden hace unos años para que ella lo llevara». Eduardo y Maria Luisa, a sus 65 años, ambos tienen otra cita tras la 10K: «Cuando terminen vendrán a la meta para vernos». Porque esa llegada se la deben a ellos.