Las Provincias

HISTORIAS DE 42,195 KM

Pilar Marquiz, 63 años y estreno en el Maratón de Valencia

Pilar, en una prueba.
Pilar, en una prueba. / LP
  • Esta salmantina de nacimiento empezó a competir a los 50 años

Pilar Marquiz celebró el pasado Día de la Madre con su hijo. Pero no lo hizo alrededor de una mesa, ni con un viaje exótico. Sergio tenía algo muy especial preparado para ella: «Hicimos los 101 KM Peregrinos, una prueba muy conocida y especial en Galicia, donde vivimos que debes completar en un máximo de 24 horas».

Esta salmantina de nacimiento empezó a competir a los 50 años: «Un día mi hijo me regaló una inscripción para una carrera, me enganché y ya no he parado». Ahora, a sus 63, se preprara para sus cuartos 42.195 metros, los hará junto a una amiga: «Ya estamos en la cuenta atrás para el 20 de noviembre». Pilar y su hijo disputarán el Maratón Valencia Trinidad Alfonso: «Nos han hablado muy bien, dicen que el ambiente es impresionante y que el trazado es muy plano. A mí me llama mucho la atención cuando la gente sale a la calle para animar, eso ocurre en Behobia, en San Sebastián, donde durante los 20 kilómetros hay personas animando».

Repite la palabra «placer» siempre que describe lo que siente en cada carrera; el disfrute es lo más importante de un deporte que también le ha servido para homenajear a sus seres queridos. De hecho, en el primer aniversario de la muerte de su padre, en lugar de acudir a la iglesia, le homenajearon corriendo, así lo explica Sergio: «Mi abuelo siempre quiso tener un hijo atleta y cuando él murió mi madre empezó a subirse al podio en muchas pruebas. por eso ella siempre mira al cielo cuando lo consigue».

Pilar es un ejemplo de que nunca es tarde para empezar a correr siempre y cuando la salud lo permita: «La gente se sorprende cuando me ve porque de joven nunca competí, creo que carreras como la de la Mujer son muy positivas para que nosotras nos enganchemos a correr, primero a distancias cortas y luego poco a poco más largas». Ella se siente «muy afortunada» porque las lesiones le respetan: «No he tenido problemas. Lo que sí que hago después de hacer un maratón es no correr en un semana, aunque no paro, hago natación, salsa...», además Pilar tiene la solución, el mar: «Bajo a la playa y se me cura el cansancio y todo. Es una maravilla, una gran medicina natural que quienes tenemos a mano debemos aprovechar».