Las Provincias

atletismo

Uno de los corredores, ingresado en la UCI con pronóstico reservado

  • La humedad provoca multitud de lipotimias y un total de ocho participantes son trasladados al hospital

valencia. «En cuanto sale el sol, la temperatura sube entre cuatro y cinco grados». La frase, pronunciada por Pabo Borao, iba en consonancia a lo que explicaban los corredores al llegar a meta. La humedad había jugado un papel capital en los últimos kilómetros del Medio Maratón. Fueron sucediéndose las escenas de participantes que desfallecían al finalizar el recorrido y otros que sufrían lipotimias poco después.

  • Uno de los corredores del Medio Maratón, en la UCI con pronóstico reservado

    BLOG | CORRER PARA VIVIR21.097´5

  • Fotos del Medio Maratón Trinidad Alfonso de Valencia 2016 (II)

  • Fotos del Medio Maratón Trinidad Alfonso de Valencia 2016 (III)

  • Fotos del Medio Maratón Trinidad Alfonso de Valencia 2016 (IV)

  • Fotos del Medio Maratón Trinidad Alfonso de Valencia 2016 (V)

Sólo hubo que lamentar un caso grave de entre los casi 12.000 corredores que completaron la Media Maratón de Valencia. Según informó la organización ayer por la tarde, un corredor fue ingresado en la UCI por rabdomiolisis, con afectación renal, siendo su pronóstico reservado. En total, se realizaron ocho traslados a los hospitales valencianos. Dos de ellos al Hospital Universitario de La Fe y otros seis corredores desplazados al Hospital Clínico Universitario.

De estas ocho atenciones con traslado, n última hora de ayer tres de estos pacientes ya habían sido dados de alta de estos centros. Otros tres pacientes permanecían en observación pendientes de pruebas y con buena evolución. Un paciente fue ingresado en sala de cardiología por un dolor torácico y estaba pendiente de más pruebas, permaneciendo en todo momento estable y controlado por los servicios médicos. El caso más preocupante fue el del corredor que a esas horas aún permanecía en la UCI con pronóstico reservado.

En la línea de meta, los médicos y la Cruz Roja trabajaron a destajo para recuperar a aquellos corredores que sufrieron lipotimias y desmayos. Otros de los problemas más frecuentes fueron las contracturas musculares.