Las Provincias

La ciudad, sin rastro de suciedad en horas

Varios operarios recogen botellas y restos de la carrera. :: j. signes
Varios operarios recogen botellas y restos de la carrera. :: j. signes
  • La organización despliega un batallón de limpieza y cumple el objetivo de reabrir al tráfico los 21 kilómetros del circuito a las 14 horas

Uno de los retos de la organización del Medio Maratón de Valencia Trinidad Alfonso era que la ciudad volviera a la normalidad lo antes posible. El paso de casi 15.000 atletas siempre lleva aparejados unos desajustes urbanos que obligan a que las vías circulatorias vuelvan a su estado original con urgencia para no interferir en la rutina diaria. Detalles que también cuentan para que la prueba tenga la máxima consideración a nivel internacional.

La organización contó con el apoyo de las empresas FCC, Secopsa y Agricultores de la Vega para garantizar la limpieza del recorrido. Medios humanos y una gran cantidad de camiones y máquinas que han cumplido el objetivo marcado al inicio de la prueba. A las dos de la tarde Valencia había vuelto a la normalidad. Los 21 kilómetros de recorrido estaban totalmente limpios y el tráfico rodado circulaba por la capital con total fluidez. La organización abría al tráfico por tramos, conforme pasaban los atletas que cerraban la serpiente que formaron los miles de corredores. A las dos de la tarde, el circuito estaba ya a disposición de vehículos y resto de viandantes.

La prueba de fuego que se ha experimentado con el Medio Maratón sirve de preparación para el Maratón, que se celebrará por las calles de la ciudad dentro de un mes. Además, hay que tener en cuenta que en 2018 la ciudad acogerá el Campeonato del Mundo del Medio Maratón, por lo que todos los detalles que envuelven a una prueba de esta características deben estar listo para que sea un éxito. Este tipo de pruebas no sólo se ciñen a lo puramente deportivo. El nivel organizativo permitió también que las labores de limpieza cumplieran su cometido con sobresaliente.