Las Provincias

Minuto de silencio por la muerte de Golbarnezhad

Río de Janeiro cerró durante la pasada madrugada sus Juegos Paralímpicos, los primeros en América Latina, aunque llegaron a su último día teñidos de luto por la muerte del ciclista iraní Bahman Golbarnezhad la víspera de la clausura en el Maracaná.

Durante la ceremonia se guardó un minuto de silencio por este deportista, que competía con una prótesis en la pierna izquierda. Bahman Golbarnezhad, de 48 años, perdió la vida el sábado tras sufrir un fuerte golpe en la cabeza al caerse de la bicicleta en un descenso durante la carrera masculina de las categorías C4-5, donde compiten atletas con ligeras deficiencias físicas y mentales. Es la primera muerte que ocurre en unos Juegos Paralímpicos.

Una «terrible tragedia que entristece los grandes Juegos Paralímpicos de Río», según describió el presidente del Comité Internacional (CPI), Philip Craven. El mayor evento mundial del deporte para discapacitados se vistió de luto y tanto la bandera Paralímpica como la iraní han ondeado a media asta.

Golbarnezhad perdió el control de su bicicleta, que «colisionó con una barrera en una curva y le arrojó a la cuneta», precisó el portavoz de Río-2016, Mario Andrada. El atleta, que practicaba ciclismo desde 2002 y ya había competido en los Paralímpicos de Londres, recibió los primeros auxilios en el lugar del accidente, pero falleció de un ataque cardíaco poco después de ingresar en el hospital.

El organismo pidió un informe detallado de las circunstancias del accidente y la organización y la Unión Ciclista Internacional (UCI) han abierto una investigación.