Las Provincias

Casinos: «Hay que saber decir adiós porque me apago poco a poco»

David Casinos, tras conseguir el bronce en Río. :: lp
David Casinos, tras conseguir el bronce en Río. :: lp
  • El atleta de Moncada le dedica su quinta medalla paralímpica a su hija Cayetana: «Cuando sea mayor se sentirá orgullosa de su padre»

río. En el día después de su medalla de bronce, su quinto podio en unos Juegos Paralímpicos, David Casinos continuaba con una dulce resaca. «No es un oro como todos queríamos, pero es otro metal en unos Juegos. Ya no soy un chaval, me he hecho mayor y las nuevas generaciones piden paso. Por tanto, estoy feliz. Han sido cuatro años muy duros, muy intensos. Solo puedo dar las gracias por esta nueva medalla. Ya tengo el repóquer», comentó el atleta de Moncada. Sobre el desarrollo de la prueba, el lanzador valenciano reconocía que no tuvo las mejores sensaciones: «A pesar de que todos estos días no he acusado los nervios y estaba tranquilo en la Villa, no me encontré del todo cómodo en el estadio y, la verdad, temía quedarme cuarto o quinto. Hubiera sido doloroso. Afortunadamente, encontré un buen lanzamiento». Sus declaraciones posteriores al bronce de Río irradiaban un enorme componente emocional. Sobre todo, cuando se refirió a su hija de dos años: «Es la primera medalla en unos Juegos con Cayetana entre nosotros. Seguro que me vería por la televisión, anoche sentí su aliento. Cuando sea más mayor y lo entienda todo, seguro que se sentirá orgullosa de lo que ha conseguido su padre».

Sin afirmarlo categóricamente, el deportista FER deslizó que los de Río los últimos. «Hay que saber decir adiós, porque me voy apagando poco a poco. En todo caso, si me lo dejo, quiero seguir vinculado al deporte, necesito tener un espacio en el atletismo, deseo colaborar a la mejora del mundo paralímpico. Pero todo a su tiempo. Ahora, necesito volver a casa, descasar, reflexionar y tomar decisiones», finalizó, aunque queda abierta la puerta del ciclismo en pista, que igual estaría dispuesto a probar de cara a Tokio.