Un aperitivo de auténtico lujo para el Mundial

Los corredores pasan por la Ciudad de las Artes y las Ciencias. /
Los corredores pasan por la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

La 15K Valencia Abierta al Mar alcanza la media docena de ediciones con una salud de hierro y miles de corredores que tiñen de rojo buena parte de la ciudadEl recorrido totalmente llano vuelve a conquistar a los participantes, que disfrutan el último kilómetro en paralelo a primera línea de playa

T. C./M. R. VALENCIA.

La sexta edición de la 15K Valencia Abierta al Mar ya es historia. El rojo fue el color dominante para inundar buena parte de la ciudad en una mañana idónea para los atletas por temperatura y recorrido. A las nueve horas, la Avenida del Puerto congregaba a los miles de participantes en esta carrera organizada por LAS PROVINCIAS y unos sesenta minutos después llegaba el grueso del 'pelotón' al paseo de la Malvarrosa, donde esperaban profesionales de clínicas especializadas para dar un masaje a quienes lo necesitaran, así como agua, cerveza y bebidas isotónicas. Para entonces, la gente que seguía con detalle la 15K había crecido considerablemente y la zona marítima presentaba un gran aspecto. Fueron pasando los vencedores de cada una de las categorías por un palco sobre el que repartían los premios Gonzalo Zarranz, presidente de LAS PROVINCIAS, el director general del periódico, Fidel Pila Rivero y Antonio Valldecabres, director territorial del Banco Santander.

Esta vez, la 15K Valencia Abierta al Mar sirvió además como un aperitivo de auténtico lujo para el Mundial de Medio Maratón que se disputará en la ciudad el sábado 24 de marzo. Esos quince kilómetros de distancia fueron un entrenamiento más para los que preparan esa gran cita, pero también el último esfuerzo de muchos que se inician en una distancia que ya requiere un cierto nivel y entrenamiento.

La camiseta roja conmemorativa de la prueba ya forma parte de esa ropa para salir a entrenar. Con vistas al Mundial o a cualquier otro reto. Lo cierto es que la 15K Valencia Abierta al Mar ya está consolidada en el calendario. Los corredores saben que en febrero tienen la primera gran cita del año en un circuito rápido y con una llegada exigente pero atractiva.

Los runners de la ciudad no quieren perdérsela y muchos vecinos de la zona, tampoco. La gente sale a comprar el pan o a pasear al perro y se para al borde de la acera a animar a los corredores. La presencia de público es mayor en el kilómetro 10, cuando la carrera vuelve a pasar unos metros por la avenida del Puerto para cruzarla. En ese instante los atletas ya perciben el olor a salitre. El agradable perfume de un reto casi conseguido.

Fotos

Vídeos